Presidenta Michelle Bachelet firmó el proyecto de matrimonio igualitario

La histórica firma es parte de un compromiso que el Estado alcanzó con el Movilh con la mediación de la CIDH. La norma, cuyos contenidos adelantó hoy el Movilh, será ingresas el jueves próximo al Congreso Nacional y otorga a las parejas del mismo sexo los mismos derechos que a las heterosexuales.

MATRI2En el marco del cumplimiento de un acuerdo de solución amistosa que el Estado de Chile firmó con el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh), gracias a la mediación de la Comisión Interamericana de derechos Humanos (CIDH),  la presidenta Michelle Bachelet firmó hoy el proyecto de ley de matrimonio igualitario “que ingresará formalmente al Congreso Nacional el próximo jueves”, anunció la mencionada organización de lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexuales (LGBTI).

En una ceremonia en el Palacio de La Moneda que, entre otros, contó con la participación de los ministros y ministras que firmaron la solución amistosa, de los altos representantes de la CIDH y de más de 60 personas que colaboraron con el Movilh en este proceso en los últimos 7 años, la presidenta Bachelet “dio con su firma el vamos al más significativo impulso dado por un gobierno al matrimonio igualitario, lo cual valoramos profundamente”, sostuvo el dirigente gay Rolando Jiménez.

“Estamos en presencia de un hecho histórico y para resaltarlo es preciso decir las cosas por su nombre: En Chile la actual ley de matrimonio es homofóbica y viola los derechos humanos de las parejas y familias homoparentales. Es para terminar con estas injusticias, reconocidas por el Estado en el acuerdo que  selló con nosotros, que hoy se firma un  proyecto de ley que otorgará a las parejas de igual y distinto los mismos derechos, sin excepciones”, sostuvo Jiménez, dirigente del Movilh.

“Nuestra aspiración y sueño es que  las parejas del mismo sexo, y en especial sus hijos, dejen de padecer los abusos y arbitrariedades que hoy los afectan. En ese sentido  el proyecto de ley hoy anunciado por Bachelet redefine el matrimonio como la unión entre dos personas, en vez del vínculo entre hombre y mujer, y elimina la procreación como fin de esta institución, resaltando que el objetivo central es el amor y protección mutua”, redondeó Jiménez.

 “Es relevante resaltar que el  impulso del matrimonio igualitario es una obligación que el Estado asumió al llegar a un acuerdo mediado por la CIDH. Es decir, es un compromiso de Estado, sea cual sea  el Gobierno o Congreso de turno. Por tanto, es obligación de candidatos, parlamentarios y ministros respetarlos. Caso contrario, violentan las definiciones del Estado y entran en punga con el sistema interamericano de derechos humanos”.

“Llamamos a todos los candidatos al Congreso y al Ejecutivo a indicar públicamente y con transparencia si respetarán o no esta obligación de Estado, al margen de sus creencias u opiniones personales o partidarias sobre el matrimonio igualitario. El país merece autoridades con visión de Estado, no aquellas que imponen los  intereses personales o de sus partidos por sobre el bien común”, redondeó Jiménez.

 

El proyecto de ley

En el marco de la firma, el Movilh precisó que el proyecto de “ley de matrimonio igualitario modifica 8 leyes y un total de 113 artículos que, entre otros puntos, extienden a las parejas del mismo sexo los derechos de filiación, crianza, adopción y fertilización asistida, de manera que se reconozca la existencia de dos madres o dos padres”.

“La reforma rectora es la referente al artículo 102 del código Civil”, explicó Jiménez. En la actualidad dicha norma indica que “el matrimonio es un contrato solemne por el cual un hombre y una mujer se unen actual e indisolublemente y por toda la vida, con el fin de vivir juntos, de procrear y de auxiliarse mutuamente”.

“Este párrafo se cambiará por el siguiente: el matrimonio es un contrato solemne por el cual dos personas  naturales se unen actual e indisolublemente y por toda la vida, con el fin de vivir juntos,  de formar una familia y de auxiliarse mutuamente””, señaló Jiménez, luego de que el Movilh participara durante un año en la redacción de la iniciativa.

También  se redefine la filiación estableciéndose  en el Código Civil que  “los progenitores/as, padres y/o madres son aquellos respecto de los cuales se ha determinado la relación de filiación”, lo cual implica que toda persona y pareja, sea cual sea su orientación sexual o identidad de género podrá tener la custodia de los hijos. Más aún, con este proyecto se reconoce la existencia de dos madres o dos padres”, apuntó Jiménez.

En cuanto a las “Técnicas de Reproducción Asistida, se permitirá el proceso a “pareja de mujeres” y no sólo al “hombre y la mujer”,  como dice la ley actual, al tiempo que las parejas del mismo sexo podrán decidir si pactan comunidad o separación de bienes, así como optar a un  régimen de participación en los gananciales”, redondeó Jiménez

Precisó que “toda la ayuda o beneficio social para los matrimonios heterosexuales de escasos recursos económicos, se extenderán de igual manera a los homosexual. En resumen, la ley iguala todos los derechos entre homosexuales y heterosexuales, sin discriminación”.

 

Historia de un histórico acuerdo

El 25 de septiembre 2010 tres parejas del mismo sexo se sumaron a un llamado del Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) ideado por el actual presidente de la organización, Ramón Gómez, para judicializar e internacionalizar la lucha por el matrimonio igualitario en Chile, por lo cual pidieron al Registro Civil que reconociera su unión.

Muchos sectores calificaron esta acción de “demencial, absurda, efectista y/o ridícula”, pues se sabía de antemano que el Registro Civil negaría la hora de matrimonio y que nada mejor sucedería en tribunales.

Pese a las críticas, que provenían de sectores progresistas y conservadores, el abogado del Movilh, Jaime Silva, presentó el 20 de octubre del 2010 un recurso de protección, el cual fue rechazado el 9 de diciembre del 2011.

A raíz de este recurso, el Tribunal Constitucional se pronunció por primera vez en su historia sobre del artículo 102 del Código Civil, el mismo que permite el matrimonio sólo entre un hombre y una mujer. En el TC, el movimiento fue representado por Silva y por el abogado Fernando Muñoz.

El 3 de noviembre del 2011, el TC concluyó que el matrimonio igualitario no era inconstitucional, pero que sólo correspondía al Congreso Nacional aprobar o no dicha norma.

El 14 de diciembre del 2011, el Movilh apeló a la Corte Suprema, pero esta refrendó el 4 de abril del 2012 las sentencias de la Corte de Apelaciones y la postura del TC.

En este contexto, el 15 de mayo del 2012 el Movilh, representando por Rolando Jiménez , denunció al Estado de Chile ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por la prohibición del matrimonio igualitario, asumiendo la defensa del movimiento los abogados Ciro Colombara, Carter Hunter y Branislav Marelic.

Tras acogerse a tramitación la denuncia, el 25 de noviembre del 2014 la Relatora para Chile y los Pueblos Indígenas, Rose Marie Antoine, se reunió con la Dirección de Derechos Humanos de la Cancillería, encabezada por Hernán Quezada, y el Movilh, acordándose el inicio de diálogos para una eventual solución amistosa.

Luego de un año y medio de conversaciones y mesas de trabajo con 6 ministerios, las partes llegaron a un acuerdo que fue pre-sellado el 11 de junio del 2016 en una reunión en Santiago con el relator de la CIDH, Enrique Gil Botero. El pre-acuerdo fue firmado por Botero, Quezada, Jiménez, Colombara, Hunter y Marellic.

Por último, durante los primeros días de julio del 2016, sumaron su firma los ministros de Relaciones Exteriores, Heraldo Muñoz; de Educación, Adriana Muñoz; de la Mujer y la Equidad de Género, Claudia Pascual; de Salud, Carmen Castillo; de Justicia, Javiera Blanco y de la Secretaría General de Gobierno, Marcelo Díaz.

El vocero de Gobierno, Marcelo Díaz, hizo pública la solución amistosa el 8 de julio del 2016, en una ceremonia en el Puente de los Enamorados, mientras que la presidenta Michelle Bachelet la refrendó en un acto efectuado el 20 de enero del 2017.

Fue en este marco que se redactó el proyecto de ley, se determinó que la presidenta lo firmara hoy y se acordó que la iniciativa debía redactarla el Gobierno en conjunto con el Movilh y garantizando la plena igualdad de derechos a todas las parejas, al margen de su orientación sexual e identidad de género.

“Al fundarnos en 1991, nunca pensamos que llegaríamos a este momento que marca un antes y un después para los derechos de la diversidad sexual en Chile y en el sistema interamericano. Estamos felices, porque se mejorará la calidad de vida de las personas LGBTI. Nuestros agradecimientos para todas y cada una de las personas e instituciones que colaboraron e hicieron posible esta travesía, antes llamada locura, hoy convertida en realidad”, finalizó el Movilh.