Nuevas generaciones firmes en la mantención del Choclo Calameño

DSC_0883“Tenemos que llamar al número de whatsapp que dieron en caso que veamos la Mostaza Negra, porque extingue otras plantas y ya sabemos cómo es cuando recién aparece, así que debemos estar atentos si la vemos en los jardines o en parcelas” comentó Priscila Ibacache, alumna de octavo básico del colegio Montessori.

Tras las charlas impartidas, estudiantes que cursan séptimo, octavo, primero y segundo medio del Colegio Montessori de Calama y alumnos de primero a tercero medio del Internado Andino conocieron la importancia de tomar acción contra la Mostaza Negra, de esta manera preservar la agricultura de la zona, ya que esta maleza compite con los principales cultivos, como el Choclo Calameño y la zanahoria de Chiu Chiu.

A dos años de comenzar el Programa de Control Integrado los trabajos investigativos han arrojado excelentes resultados. Sin embargo, aparte de los agricultores, se hace necesaria la participación de la ciudadanía en su control, comenzando desde las futuras generaciones.

“Es importante saber que esta planta afecta a las demás especies, porque en Calama hay pocas áreas verdes, si sabemos dónde está y qué hacer vamos a ayudar a controlarla”, explicó el alumno de octavo del mismo recinto Ronni Cortés, quien entendió que la maleza se puede manejar de diferentes formas y que es importante saber informar a las autoridades del mundo del agro regional.

Talleres educativos

El proceso de difusión del Programa de Control Integrado de la Mostaza Negra, que desarrolla INDAP junto con el INIA, contempló la iniciativa de los talleres educativos para que los escolares se interioricen con las características de la maleza, además de visualizar los sectores afectados por ella y cómo impacta al ecosistema de la Provincia El Loa y a los productores locales.

Según explicó la directora regional de INDAP, Jannette Araya Villarroel “son las nuevas generaciones quienes deben adoptar y preservar los conocimientos que adquieren los actuales agricultores, para este logro, hemos llegado al Internado Andino, institución que educa a jóvenes de los pueblos atacameños, quienes contribuirán a la agricultura, adquiriendo conocimientos en la materia para transferirlos a su familia, o bien reforzando lo ya aprendido. Además, enfocamos la educación en el colegio Montessori, fortaleciendo su línea de trabajo vinculada al medio ambiente con un reconocimiento a la modificación que está viviendo el ecosistema de nuestra provincia”.

La colaboración y participación de la comunidad es fundamental para la protección de los suelos agrícolas y también de las áreas verdes del sector urbano que están siendo amenazados por la proliferación de la Mostaza Negra. Razón que la coordinadora de la Unidad Técnica Pedagógica del Colegio Montessori, Yasna Montesinos destacó, porque este problema afecta a todos. “La agricultura de la zona es importante y que los alumnos se conecten con la naturaleza y con lo que sucede en su ciudad, es parte de la formación que estamos entregando, estoy segura que ellos estarán atentos en caso de identificarla”.

Por su parte el coordinador del Programa de Control integrado de la maleza Mostaza Negra en Calama, Lorenzo León valoró el espacio de los recintos educacionales para que los estudiantes apoyen el trabajo que se está haciendo. “Pocas veces se tiene la oportunidad de compartir el trabajo que uno realiza con chicos de colegio, es un desafío mantener su atención, porque el tema es complejo. Sin embargo, los alumnos han estado muy atentos a las charlas, habiendo acogido la invitación a la participación y la retroalimentación. Necesitamos más ojos puestos sobre la proliferación de la Mostaza para lograr su contención y manejo”.

Difundir y educar a la comunidad, en este caso a estudiantes de colegios con una metodología enfocada a la ecología y conciencia medioambiental son acciones que el Ministerio de Agricultura, a través de INDAP e INIA con el valioso apoyo del Gobierno y Consejo Regional de Antofagasta están realizando para compartir los resultados obtenidos de las investigaciones, junto con una recomendación técnica y las herramientas necesarias para combatir y controlar esta amenaza, así mantener el legado agrícola del Desierto de Atacama y sus productos tradicionales.