Antofagasta: Denuncias por homofobia disminuyen en un 10%

ley-zamudio         
El 2016 fue el “año de los cambios multisectoriales en materia de igualdad de derechos y no discriminación” para la población lésbica, gay, bisexual, transexual e intersexual (LGBTI) de Chile, en tanto hubo avances en los tres poderes del Estado, así como en los planos socioculturales y políticos, sin embargo, el proceso está cruzado por un aumento significativo de los casos y denuncias por homofobia y transfobia, lo que el plano internacional fue especialmente extremo con la tragedia de Orlando.

La constatación es parte del XV Informe anual de Derechos Humanos de la Diversidad Sexual y de Género, texto elaborado por el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) y que se ha convertido en la principal fuente de organismos nacionales e internacionales para conocer  la realidad y estadísticas de las personas LGBTI en Chile, siendo citado en investigaciones de la ONU, la OEA, embajadas,  de los tres poderes del Estado y de universidades, entre otros.

Casos de discriminación y Antofagasta

Un total de 332 casos o denuncias por homofobia o transfobia ocurrieron en 2016 en todo Chile,  un incremento del 28,6% en relación al año precedente.

A nivel nacional, los casos se dividieron en 4 asesinatos; 40 agresiones físicas o verbales perpetradas por desconocidos, 3 atropellos policiales, 32 abusos laborales y 13 educacionales, 37 campañas homo/transfóbicas, 79 exclusiones institucionales, 19 negaciones de productos o servicios, 56 agresiones comunitarias (familia, amigos, vecinos), 48 discursos de odio y 1 hecho de discriminación en los medios.

A nivel regional destaca que en Antofagasta se reportaron 10 atropellos, el cual si bien en el segundo más alto de su historia, implicó una merma del 10% en relación al año precedente.

Los abusos ocurrieron en Antofagasta, Sierra Gorda y Tocopilla,  los que en su conjunto concentraron el 3% del total de atropellos a nivel nacional.

“El número de denuncias es bajo y estimamos que sólo corresponde al 8% del total de atropellos basados en la orientación sexual o la identidad de género que efectivamente ocurren en la región. Esperamos que en el futuro las personas vayan perdiendo  el temor a denunciar. Esto debe revertirse. Sabemos que hay mucho temor de las personas LGBTI, pero la situación no mejorará sino denuncian”, indicó el Movilh. 

Cifras a nivel nacional

En el plano nacional, los crímenes de odio aumentaron un 33%, sumando 4 los homicidios, mientras que los abusos policiales pasaron de 0 en el 2015  a 3 en 2016.

En tanto, las denuncias por homo/transfobia laboral y comunitaria (familia, amigos, vecinos) aumentaron un 100% y un 80,6%, “un reflejo de un mayor empoderamiento para la exigencia de derechos en espacios que suelen ser difíciles, pues tienen el denominador común de generar cierta dependencia económica y/o afectiva entre la víctima y los victimarios”, señala el informe

La investigación añadió que el aumento de casos y denuncias se relacionó “además con una intensificación de las acciones de las autoridades ultraconservadoras para boicotear a nivel institucional la tramitación de la Ley de Identidad de Género, así como por la intolerancia frente al Acuerdo por la Igualdad sellado entre el Estado y el Movimiento LGBTI. “Sin ir más lejos, las denuncias por homo/transfobia institucional; es decir aquella discriminación que busca limitar derechos en reglas, leyes, o políticas; subieron un 139% respecto al 2015”

El estudio destacó que por “primera vez en 12 años las personas transexuales y lesbianas denunciaron más abusos que los gays, concentrando el 28%, el 24%  y el 23% del total de casos, en forma respectiva. En tanto, el 25% de los atropellos afectó a la diversidad sexual y de género como conjunto.

“En el caso de la población trans el incremento se explica porque está exigiendo derechos en lugares donde antes se auto-marginaba  por la discriminación; como la educación y el trabajo; un fenómeno incipiente que seguirá enfrentándose a las diversas barreras transfóbicas, siendo esperable nuevos aumentos de denuncias en los próximos años”, redondea el estudio.

“La población lésbica, en tanto, incrementó sus denuncias en todos los planos, especialmente en los espacios laborales, educacionales y familiares, existiendo un mayor y más sólido empoderamiento en derechos, situación que merma la brecha con los hombres gays en lo referente al reporte de los atropellos”, indica la investigación

Si bien es cierto en buena parte de los 332 atropellos del 2016 los responsables fueron los mismos sectores ultra-conservadores de siempre , “en el año lamentablemente hubo abusos en nuevos espacios”

“Así por ejemplo se conoció de torturas sistemáticas en Gendarmería de Chile, de abusos coyunturales de discriminación laboral en el CNCA del Maule y de violencia contra una madre en una Casa de Acogida financiada por el Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género, situaciones que chocan con los avances y demuestran la incapacidad de ciertos agentes estatales para hacer frente a la homofobia y transfobia y para tener como primera consideración la protección de las víctimas”, sostiene la investigación.

Pese a lo expuesto, el Estado mayoritariamente efectuó un correcto abordaje de los casos puntuales de discriminación, al colaborar activamente a través del Ministerio del Interior con el movimiento LGBTI en la entrega de ayuda y orientación a la casi totalidad de las víctimas del 2016, situación inédita.

Del total de casos y denuncias del 2016, fueron responsables 58 instituciones y 301 personas.

A nivel institucional, el Ranking 2016 de la Homofobia y la Transfobia lo encabeza Gendarmería, seguido por la UDI, la Clínica Alemana y la Clínica Alemana de Temuco; la Municipalidad de Talca, la Casa de Acogida para Mujeres Víctimas de Violencia Intramiliar Rebeca Ergas,  el Regimiento Brigada Acorazada La Concepción, de Antofagasta; la Primera Comisaría de Carabineros de Concepción,  la 55 Comisaría de Pudahuel, el CNCA-Maule, la Sociedad Chilena de Endocrinología y Diabetes (Soched), el Colegio Guardiamarina Ernesto Riquelme de Ovalle y la Escuela El Porvenir de Zapallar (Curicó), entre otros.

A nivel personal, el Ranking es encabezado por Juan Carlos Altamirano Matus, Constanza Andrea Opazo Rondanelli, Marcos Antonio Arenas Fariña, Iván Astoga Astorga y Yefferson Semmler Semmler (homicidas), seguidos por los/as senadores/as Jacqueline Van Rysselberghe, Iván Moreira, Manuel José Ossandón, Andres Allamand y Francisco Chahuán, entre otros.