Condenan a 18 años de cárcel a sujeto que asaltó y violó a una ciclista en Calama

El Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Calama condenó a Camilo Antonio Ayabire Cabrera a la pena efectiva de 18 años de presidio, en calidad de autor del delito de robo con violencia e intimidación calificado por violación. Ilícito perpetrado en abril de 2016, en la ciudad.

En fallo unánime (causa rol 232-2016), el tribunal –integrado por los jueces Raúl Baldomino Díaz (presidente), Juan Manuel Gatica Lizana y Fabiola Collao Contreras (redactora)– aplicó, además, a Ayabire Cabrera las accesorias legales de inhabilitación absoluta perpetua para cargos y oficios públicos y derechos políticos y la inhabilitación absoluta para profesiones titulares mientras dure la condena.

Ejecutoriado el fallo, el tribunal dispuso que se proceda a la toma de muestras biológicas del sentenciado para determinar su huella genética e inclusión en el registro nacional de ADN de condenados.

Resolución que dio por acreditado, más allá de toda duda razonable, que aproximadamente a las 23.50 horas del 3 de abril de 2016, “la víctima de iniciales N.E.M.D. conducía su bicicleta marca Trek por calle Diego de Almagro de esta ciudad y al llegar a la intersección con calle Hamburgo, en los momentos en que redujo la velocidad, fue interceptada por el imputado Camilo Ayabire Cabrera, quien con un cuchillo la intimidó pidiéndole que le entregara su bicicleta y que caminara, ya que si no lo hacía le pegaría una puñada en el corazón; producto de tal intimidación, la agraviada, entregó la bicicleta y caminando junto al encartado que la seguía en dicha bicicleta, caminó junto a éste por calle Hamburgo hacia el sur”.

Tras “detenerse al frente de una casa, ubicada a media cuadra de la esquina señalada, el encausado comenzó a proferir gritos para que algunos de los moradores saliera del inmueble; debido a que nadie salió de ese domicilio, continúa el trayecto con la víctima hasta calle Hamburgo con Manuel Montt”, lugar donde el condenado utilizando un cuchillo, que coloca en cuello y en las costillas de la víctima, concreta la violación.