Burro-Gate: Universidad encargada de estudio en Paposo emitió informes para Termoeléctrica Taltal

Nuevos antecedentes han salido a la luz sobre el denominado caso Burro-Gate, donde un estudio sobre biodiversidad nativa entre Taltal y Paposo elaborado en convenio con la Universidad Arturo Prat ha sido cuestionado por ex-concejales y dirigentes sociales por su bajo nivel técnico y alto costo económico.

Aunque todavía no se tienen opiniones de las autoridades comunales respecto de este tema, ha trascendido que esperan para la próxima sesión del concejo municipal la visita del encargado de la Unidad de Medio Ambiente, Carlos Iriarte (PRSD), para dar explicaciones a los concejales respecto del criticado estudio.

Una vez conocidos los antecedentes entregados por este medio, integrantes de la comunidad de Paposo mostraron su preocupación debido a la similitud de las conclusiones y los argumentos utilizados en el estudio, con la defensa histórica por parte del gobierno respecto a la responsabilidad de burros en la disminución de la flora de Paposo y de esta forma validar la operación de la Termoeléctrica Taltal ubicada a 1.5 kilómetros de Paposo.

El año 2009 un informe del Servicio Agrícola y Ganadero emitió un oficio donde solicita a la COREMA iniciar la revisión de la calificación ambiental de la Termoeléctrica Taltal por impactos ambientales que no fueron considerados en el proceso de evaluación del proyecto y sus modificaciones, situación que significaba un peligro para la flora endémica de Paposo.

Lamentablemente los argumentos de la comunidad de Paposo no están alejados de la realidad, la misma universidad del estudio sobre los burros de Paposo emitió informes para la empresa ENDESA Chile S.A., el año 2010, donde se sostenía que la disminución de la flora no se debía a un daño ambiental producto de la Termoeléctrica Taltal, lo cuál le sirvió a la empresa para evitar la revisión de la calificación ambiental de sus instalaciones en Paposo solicitada por el SAG.

Con esto, la Unidad de Medio Ambiente dirigida por Carlos Iriarte y el municipio del Alcalde Sergio Orellana se alinean con el gobierno para justificar los históricos argumentos de la empresa dueña de la Termoeléctrica Taltal para zafarse de ser responsabilizada por la disminución de la flora en la zona donde está ubicada.