Voluntarios colaboran en trabajos de conservación de las colecciones en el Museo Le Paige

DSC_0233La Unidad de Colecciones y Conservación del Museo R.P. Gustavo Le Paige s.j., perteneciente a la Universidad Católica del Norte (UCN), ubicado en San Pedro de Atacama,  reactivó el programa de voluntariado, recibiendo en los primeros meses de 2018 a alumnos, egresados y profesionales chilenos y extranjeros que estudian o se desempeñan en las áreas de conservación y arqueología.

Esta iniciativa no solo busca contribuir en el compromiso de preservar y conservar las valiosas piezas de la colección -hoy resguardadas en la zona de recintos transitorios del museo-, sino que también aportar en la formación y capacitación de los voluntarios sobre la base de una enriquecedora experiencia profesional.

TRABAJOS

Publicidad

Dentro de las actividades que desarrollaron los voluntarios se destacan el registro, documentación, catalogación y actualización de la bases de datos del material cultural. “Las tareas que realizan se van adecuando a las demandas que tenemos. Una de ellas es potenciar la base de datos. Esto lo hacemos abriendo las cajas y revisando su contenido. Por ejemplo, si en una caja se registran 10 cerámicas, corroboramos de dónde provienen, qué características tienen y cuál es su estado de conservación, con el fin de tener la mayor información posible”, explicó Jimena Cruz, encargada de conservación del Museo Gustavo Le Paige.

Por otra parte, a raíz del proyecto del nuevo museo y el embalaje de las piezas a los recintos transitorios, se realizó un recambio de cajas ácidas a cajas libres de ácido. En primera instancia, priorizando el material más relevante y delicado. “Creemos que somos uno de los museos con mayor cantidad de material en óptimas condiciones con cajas libres de ácido. Esto es importante, porque ayuda a que la pieza no se contamine, altere o deteriore. Permiten un mejor resguardo y estabilidad, alargando la vida de las colecciones”, agregó.

VOLUNTARIOS

Uno de los voluntarios fue el arqueólogo francés, Denis Guilbeau, quien calificó esta experiencia como muy positiva, llamándole la atención el buen estado de las colecciones. “Es muy interesante la conservación espectacular de los textiles, de la madera, cráneos y momias, gracias al clima del desierto y el resguardo”, dijo Guilbeau.

Por su parte, Magdalena Guajardo, egresada de Historia y Teoría del Arte de la U. de Chile, consideró que su experiencia fue enriquecedora, más aun queriendo especializarse en textiles precolombinos. “Cuando estuvimos haciendo registros fue muy interesante, ya que este museo es el que tiene la colección más grande de piezas arqueológicas. Tienen la mayoría de las tumbas (fardos funerarios) con su historia. No está descontextualizado como pasa en otros lados”.

CONVENIO

El voluntariado, que continuará durante todo el año, se realiza gracias a un convenio firmado con el Hotel Cumbres, enmarcado en su compromiso con el patrimonio local, quienes ofrecen alojamiento, transporte y alimentación a los voluntarios sin residencia en San Pedro de Atacama.