Científicos canadienses encuentran cura para el cáncer

 

El dicloroacetato actúa directamente sobre las células con cáncer

Un grupo de investigadores canadienses logran una cura efectiva contra el cáncer mediante el uso del fármaco dicloroacetato.

Los científicos de la Universidad de Alberta, zona centro sur de Canadá, probaron el dicloroacetato en células humanas y advirtieron que efectivamente mata las celulas de cáncer en los pulmones, en el cerebro y en el pecho, dejando únicamente vivas las células sanas. En experimentos con ratones con severos tumores, éstos se encogieron significativamente al ser alimentados con agua con esta sustancia.

Publicidad

El dicloroacetato induce la apóptosis, que es la muerte natural de las células, en este caso de las células cancerígenas y detona una acción en la mitocondria para que esta acabe de forma natural con el cáncer en la células dañadas.

Sin embargo, los científicos están preocupados de que su investigación no prolifere, pues el dicloroacetato es un medicamento que no requiere patente y es barato en comparación con otros medicamentos utilizados para combatir el cáncer, por lo que la investigación no ha recibido mucho apoyo ni está haciendo eco en los medios, quizás por accion de las grandes farmaceuticas a las que no les es rentable comercializar la sustancia, señala el Dr. Michelakis, quien dio a conocer los descubrimientos.

El Dr. Michelakis, de la Universidad de Alberta, se manifestó preocupado por no encontrar fondos para realizar las pruebas clínicas con dicloroacetato, ya que éstas no representan fuertes ganancias para inversionistas privados al no estar patentada la sustancia.

Esta preocupación proviene, y encaja exactamente, con lo señalado por el Premio Nobel de Medicina de 1993 Dr. Richard J. Roberts y actual director de investigación del Biolabs Institute de Beverly, Massachusetts, en una entrevista sobre cómo los fármacos que curan no son rentables y por eso no son desarrollados por las farmacéuticas que en cambio sí desarrollan medicamentos cronificadores que sean consumidos de forma regular.

Entrevista al doctor Richard J. Roberts, Premio Nobel de Fisiología y Medicina de 1993.