Hornitos es la playa más afectada por el cambio climático en Chile

Investigación revela que el turístico balneario está perdiendo cerca de dos metros de playa cada año.

El Balneario de Hornitos, ubicado al norte de Mejillones en la región de Antofagasta, es el lugar costero más afectado del país por el cambio climático, reduciéndose sus playas cerca de dos metros cada año.

Así lo revela el estudio “Determinación del Impacto Climático en el Borde Costero”, realizado por las universidades de Valparaíso, Playa Ancha, Católica de Valparaíso y Católica del Maule, en conjunto con los centros de investigación Cigiden, Costa-R y de Cambio Global UC.

El estudio analizó un total de 35 playas, de las cuales 28 presentan erosión y erosión alta. Las playas con mayores tasas de daño corresponden a Hornitos (Región de Antofagasta), Algarrobo y Santo Domingo (Región de Valparaíso) y Pichilemu (Región de O’Higgins). El estudio indica además que las mayores tasas de erosión corresponden a playas de ensenada donde se desarrollan extensos litorales arenosos, asociados a antiguos campos dunares y humedales costeros, como es el caso de Hornitos.

Publicidad

De acuerdo a Patricio Winckler, académico de Ingeniería Civil Oceánica de la Universidad de Valparaíso y director del proyecto, la investigación involucró un trabajo de reconstrucción histórica de la línea litoral, usando fotografías aéreas históricas de vuelos bajos y de levantamientos topográficos de líneas litorales para obtener las tasas de cambio requeridas para establecer la erosión costera. Utilizando un software creado en el USGS -United States Geological Survey o Servicio Geológico de los Estados Unidos- integrado al Sistemas de Información Geográfico se elaboraron las cartas de erosión costera, las cuales permiten analizar los cambios en el tiempo y en el espacio de las áreas afectadas, explicó al diario electrónico El Mostrador.

El académico también identifica como posibles causas “los cambios en el nivel del mar, que hace que las dinámicas oceánicas actúen en una zona más alta de la playa, causando erosión. Asimismo, en los últimos 35 años hemos visto marejadas más frecuentes e intensas. Finalmente se considera el cambio en la dirección del oleaje, porque todo el sistema climático se está desplazando hacia el sur”.

Producto de estos resultados, los investigadores analizan proponer medidas de control, donde la conservación de los ecosistemas marino-costeros es fundamental.