Salvar especies en peligro de extinción cuesta menos que el consumo de refrescos

El Gaviotín Chico es una de las especies amenazadas en la Región de Antofagasta.

El grupo conservacionista británico Sociedad Real para la Protección de las Aves (RSPB por su sigla en inglés) destacó que 76 mil millones de dólares anuales “es solo una fracción de lo que consumimos en refrescos cada año”.

Disminuir el riesgo de extinción de las especies amenazadas y establecer áreas de protección costaría más de 76 mil millones de dólares anuales, cifra que es tan solo una quinta parte de lo que mundialmente se gasta en refrescos y apenas un uno por ciento del valor de los ecosistemas que se pierden cada año.

Según una publicación en Science, expertos destacaron que tal monto ese necesario para cumplir con los objetivos de conservación pactados para 2020.

Los gobiernos del mundo acordaron en 2002 reducir significativamente la pérdida de biodiversidad para 2010. Sin embargo, cuando llegó la fecha no solo no se había cumplido el acuerdo, sino que había aumentado.

Publicidad

Expertos de universidades y organizaciones conservacionistas han detallado el costo de proteger a todas las especies amenazadas y calcularon cuánto dinero haría falta para establecer y expandir áreas protegidas, en un intento por cubrir el 17 por ciento de la tierra y las aguas continentales.

El economista medioambiental del grupo conservacionista británico Sociedad Real para la Protección de las Aves (RSPB por su sigla en inglés), Donald McCarthy, resaltó que los montos son significativos y “reducir el riesgo de extinción para todas las especies costaría cinco mil millones de dólares al año”.

McCarthy acotó que “para establecer y mantener una completa red global de áreas protegidas haría falta bastante más inversión (…) Cubrir ambos objetivos podría costar unos 76 mil millones de dólares anuales”.

El Huemul, otra especie amenazada.

Los investigadores se basaron en varias especies de aves para calcular los costos de extinción para el resto y pidieron a especialistas de todo el mundo que estimasen cuánto costaría hacer que los animales de la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) desciendan de categoría.

Donald McCarthy señaló que “un hallazgo importante del análisis nuestro fue que salvar a las especies más amenazadas tiende a ser más barato debido a su tamaño pequeño, como la alondra de Raso, que vive en las islas de Cabo Verde”.

El dinero necesario para proteger tierras amenazadas se calculó incluyendo estimaciones de cuánto costaría acabar con amenazas como la deforestación, la caza furtiva y la mejora de las zonas de conservación que ya existen.

El RSPB asegura que si se lo compara con otros gastos globales el monto de 76 mil millones no es tan abultado, “es solo una fracción de lo que consumimos en refrescos cada año, que es casi medio billón de dólares, el total requerido para las especies en extinción y los parques naturales es menos de la mitad de lo que se paga en bonos a los banqueros de las grandes entidades financieras de Wall Street”.

Fuente: TeleSur

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here