Chile: Un país marcado por la fuerza de la naturaleza

Chile: Un delgada franja de tierra, marcada por la naturaleza.

No es novedad decir que en nuestro país, los sucesos de carácter natural ya son algo cotidiano. Terremotos, incendios, sequías, aluviones, tsunamis, inundaciones, erupción de volcanes, etc. Son parte de un desastroso panorama para la población.

Si bien estos antecedentes de desastres naturales son de conocimiento público, cabe una pregunta clave cuando ocurre este tipo de acontecimientos ¿Por qué no hay una cultura a nivel de país para enfrentar este tipo de sucesos?

El pasado terremoto en Iquique, develo que la ciudad en materia de infraestructura y diseño urbano, esta endeble. ¿Cómo puede ser que en un ciudad en la cual las probabilidades de un movimiento telúrico y un posterior tsunami son altas, edificios de más de 20 pisos de altura se encuentren a solo metros del borde costero? Esto solo comprueba la falta de preocupación por parte de las autoridades hacia la planificación urbana de la ciudad, la cual con los sismos ocurridos el pasado 1 de Abril dejo en evidencia su fragilidad ante este tipo de eventos.

Publicidad

Si bien terremotos y tsunamis han estado en la palestra nacional últimamente, el pasado incendio de Valparaíso, mostró una cara que estaba bastante oculta o a la cual no se le había prestado la atención necesaria. La historia relacionada con el fuego y los incendios por parte de esta ciudad, ya que no es la primera vez que ocurre un hecho similar a este, como así también incendios de menor envergadura en cerros del principal puerto del país.

Con la tragedia vivida el pasado sábado que dejo gran parte del Valparaíso bajo las cenizas, se revela nuevamente lo propenso de esa zona a este tipo de eventos y sale a la luz, la poca preocupación por parte de la ciudadanía hacia mantener resguardada una zona como esta para que eventos de este tipo no vuelvan a ocurrir. Escombros y basura en los cerros son parte del panorama que fomenta este tipo de incendios, como así también la irresponsabilidad de la gente de fumar o pernoctar en zonas donde si una chispa o llama se sale de control, puede ocasionar un incendio de consideración.

Dados estos antecedentes ocurridos en el trascurso de menos de un mes, sale el llamado a preocuparnos y tener en cuenta que este tipo de acontecimientos puede y seguirán pasando, por lo cual la preocupación tanto de autoridades como así también de la misma población, tienen que ser altas y tomar medidas que resguarden tanto la seguridad de las personas como de los lugares que habitan, para que de este modo, si eventos como estos vuelven a ocurrir, que la desgracia, el impacto y por sobre todo el riesgo de la población, sean los mínimos.

La precaución y el auto cuidado son claves, esto no quiere decir que hay que estar en un estado de alerta permanente, pero si tener en consideración que un evento natural importante puede ocurrir, es por esto que es de vital importancia conocer la zona en la que vive, que acontecimientos a los largo del tiempo han afectado a esa zona y tomar medidas preventivas para que su llega a suceder un acontecimiento de relevancia, este tengo el menor impacto tanto en su familia o círculo cercano, como en su entorno y medio ambiente.