¿Y la gratuidad? Aranceles universitarios siguen subiendo

En Antofagasta las carreras superan los dos millones de pesos anuales, obligando a miles de jóvenes y sus familias a endeudarse. Asimismo, persisten las medidas de discriminación contra los alumnos que no cuentan con recursos para pagar matrículas.

FOTO-educacion-y-lucro

Como una señal de que seguirán alertas y movilizados, los estudiantes universitarios se manifestaron en el frontis del Ministerio de Educación, en rechazo al incremento de los aranceles en las instituciones  de educación superior.

Publicidad

Según se informó, las alzas fluctúan entre un 5 y 15 por ciento según denunciaron los dirigentes universitarios. En la manifestación, además, hicieron entrega de una carta para que la autoridad asuma un rol más activo para proteger a los estudiantes y sus familias, en un escenario de alzas que afecta los ingresos futuros de los alumnos.

En el Congreso Nacional, el ministro Nicolás Eyzaguirre reconoció que el incremento en los aranceles es uno de los temas que se abordará en la discusión de Reforma a la Educación Superior.

Comprendo esa inquietud, habida cuenta que nosotros estamos trabajando fuertemente por la gratuidad de los estudios universitarios  pero estamos en proceso de presentación de la ley de regulación de financiamiento de la educación superior, donde los aranceles quedarán fijados y donde paulatinamente, conforme la situación socioeconómica, los estudiantes podrán estudiar completamente gratuita y no solamente con una beca parcial  por una parte del arancel como es en el día de hoy”.

Si bien, los aranceles reales se reajustan por el Índice del Precio al Consumidor (IPC), hay situaciones donde las alzas superan con creces el 5 por ciento.

En este contexto, la presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (Fech), Valentina Saavedra, también se mostró preocupada por la situación de los alumnos que cursan sus carreras en universidades estatales.

La dirigente de la Fech cuestionó el autofinanciamiento que aún mantienen estos establecimientos y que, por ello, todos los años se produce un incremento en los precios, porque el Estado aún no asume un rol más activo en la entrega de recursos que evite dichas alzas, explicó.

Vemos que este es un problema que se da de manera transversal, independiente si son privadas o estatales. Pues, algunas como las estatales estamos sumergidas en una lógica de autofinanciamiento en donde depende de nuestros aranceles el financiamiento de nuestra universidad; y así como en las universidades privadas finalmente es el dueño o los rectores quienes deciden cuántos son los ajustes que se hacen a los compañeros”.