Humilde comerciante de Antofagasta desmiente falsa denuncia de “El Mercurio” que daña su emprendimiento

Ana Avendaño (Facebook)

Momentos difíciles son los que vive una comerciante de Antofagasta, que ve perjudicado su emprendimiento producto de una noticia falsa publicada por la sucursal local del diario “El Mercurio”.

En el citado matutino de papel apareció una fotografía de su negocio, el puesto de completos “Ta-contento donde la tía Anita” ubicado en calle Latorre, con una leyenda que correspondería a la supuesta denuncia de un vecino señalando que el local no contaría con patente municipal, resolución sanitaria y además causaría ruidos molestos.

Una “información” que la esforzada comerciante antofagastina, Ana Avendaño, con documentos en mano se encargó de desmentir, exhibiendo que su permiso municipal se encuentra completamente al día, como también la resolución sanitaria.

Publicidad

Asimismo, aclaró que nunca ha cerrado pasadas las cinco de la madrugada como acusa la publicación, y que el único ruido que podría generar su local es el de los clientes que se juntan a disfrutar de sus productos.

Una vez aclarado y demostrado que el “supuesto” vecino está mintiendo y el periódico junto con él también miente, no se puede publicar algo que tanto daño provoca sin antes investigar“, reclama la señora Anita

Críticas que también se extienden a la comunidad que ha visto el desmentido realizado por esta comerciante antofagastina en redes sociales y se pregunta si acaso el criterio de publicar una fotografía de una fuente anónima con graves acusaciones sin contrastar la información, es utilizado también por ese periódico cuando se trata de informaciones donde se ven involucradas grandes empresas y políticos afines a la línea ideológica del rotativo.

Con todo, la señora Anita ha recibido también múltiples muestras de apoyo frente a este hecho y decidió enviarle un mensaje al anónimo denunciante:

“Venga aquí y yo le muestro los permisos, no sea poco hombre inventando calumnias, venga cuando guste, aquí estamos esperando que de la cara, las denuncias se hacen de frente y donde corresponde, no anónimamente escondido, póngale nombre a su denuncia, la gente honrada no se esconde como delincuente”.

Esta es la publicación con información no contrastada que afecta el negocio de la señora Ana Avendaño.