Mineras cuadriplicarían energías renovables para el 2023

La minería es uno de las principales actividades económicas del país, sin embargo, es el segundo mayor consumidor de energía después del transporte, generando así gases de efecto invernadero. Por lo que se ha trabajado para que este sector sea más sostenible, esperando que para el 2023 se cuadripliquen las energías renovables.

Hasta hace poco, el hecho de ocupar energías sostenibles, podía implicar un gasto superior en la minería, sin embargo, los avances tecnológicos han permitido que estas fuentes renovables sean opciones factibles para el sector minero. Según información entregada por Cochilco, el porcentaje de potencial uso de energías renovables en relación a la total demanda de electricidad en minería del cobre es de 10,5% actualmente, estimándose que podría llegar a un 49% el 2023, usando principalmente fuentes solares y eólicas.

Esta iniciativa, a constado de varios sacrificios según aseguró el subsecretario de Minería, Iván Cheuquelaf, señalando que “El sector minero en el país ha realizado grandes esfuerzos y está trabajando fuertemente por avanzar hacia una minería más limpia y sostenible”.

Publicidad

Además, destacó el compromiso efectuado por la Empresa Nacional de Minería (Enami) que para el 2021 será una de las primeras empresas mineras cuyo consumo eléctrico completo constará de energía limpia. Por otro lado, agrega que en tres años más, los mayores contratos que son Escondida, Spence y Anglo American, incorporarán 13 Twh/año de consumo eléctrico (13.000 Gwh/año).

Esto será posible gracias a tres mecanismos:

  1. Uso directo de ERNC en los procesos (mediante proyecto de ERNC desarrollado por la propia minera para su abastecimiento)
  2. Contratos PPA (Donde la minera ha participado en la inversión del proyecto ERNC)
  3. Contratos PPA (Donde la minera como cliente solicita a su generador que el suministro sea con energías renovables)

Cabe destacar que la noticia de que en un futuro próximo casi la mitad de la electricidad provendrá de fuentes de energías renovables no convencionales es favorable y trae beneficios no sólo para las empresas mineras, sino también para el medioambiente, y esto mismo dará un valor agregado a los mercados internacionales.