Escondida aumenta un 5,11% su producción durante primer semestre del 2020 pero ingresos se reducen un 7%

Escondida BHP informó a la Comisión para el Mercado Financiero que producción llegó a 599.057 toneladas, superando las 569.960 toneladas de igual periodo en 2019.

La producción de Escondida, yacmiento ubicado en la Región de Antofagasta, durante el primer semestre de 2020 aumentó en un 5,11% en comparación con el mismo período del año pasado debido, principalmente, al mayor procesamiento de material. Así lo informó Escondida a la Comisión para el Mercado Financiero (CMF), indicando además que las ganancias operacionales e impuestos disminuyeron en un 7% y 9%, respectivamente.

De acuerdo a las cifras de Escondida | BHP, la producción de cobre fue de 599.057 toneladas, compuesta por 463.895 toneladas de cobre contenido en concentrados y 135.162 toneladas de cátodos de cobre. Esto representó un 5,11% de más producción con respecto a las 569.960 toneladas producidas en el mismo periodo del año 2019.

El aumento se debió, principalmente, al mayor procesamiento de material, conforme a lo planificado, según la empresa.

Publicidad

Los ingresos ordinarios asociados a ventas fueron de US$ 3.136 millones, lo que representó una disminución de un 11% en comparación al mismo periodo del año 2019. Esto se debió, principalmente, al menor precio del cobre (US$ 2,49/lb versus US$ 2,80/lb), que fue parcialmente compensado por la mayor producción.

Los costos (excluidos costos financieros netos) fueron de US$ 2.047 millones, un 14% menores a los del
mismo periodo del año 2019.

El resultado por actividades de la operación fue un ingreso de US$ 1.101 millones, lo que representó una
disminución del 7%, debido al menor precio, que fue parcialmente compensado por la mayor producción.

Entre enero y junio Minera Escondida contabilizó impuestos a la renta e impuesto específico minero por
un total de US$ 307 millones, un 9% menos que en el mismo periodo del año 2019. Esta disminución en
los impuestos para el 2020 es producto de las menores utilidades generadas principalmente por el menor
precio del cobre.

La ganancia neta del periodo, en consecuencia, fue de US$ 725 millones, un 5% menor a la obtenida en
igual período de 2019.