Discapacidad auditiva en tiempos COVID-19

El uso de mascarillas en lugares públicos, una efectiva medida contra el contagio por coronavirus supone una barrera de comunicación en las personas que presentan un déficit auditivo, otorgándoles una nueva dificultad a la que ya se ven expuestos día a día -ángulo de visión, iluminación y distancia del interlocutor-, pues impacta en los aspectos receptivos-comprensivos de la comunicación y en la interacción social impidiendo centrar la atención en la boca del hablante para diferenciar los detalles informativos. 

Es habitual que la mayoría de las personas sordas que recurren a un servicio de salud utilicen la lectura labiofacial como el método más usual para comprender a funcionarios y personal, lo cual se ve obstaculizado causando inquietud e incertidumbre.

El ámbito educativo no queda exento de dificultades. Diversos profesionales, tales como educadores diferenciales y fonoaudiólogos, han tomado un rol preponderante para la generación de un plan de apoyo específico con la finalidad de lograr que los niños y jóvenes con trastornos auditivos puedan acceder al currículum educativo. Entre las medidas desarrolladas se destacan la adaptación del material de estudio y evaluativo, asesoría al estudiante y la familia por medio de videollamadas e implementación de mascarillas adaptadas (transparentes) en algunos establecimientos para facilitar y favorecer el intercambio comunicativo.

Publicidad

Ayudemos a educar y ser conscientes de las dificultades que enfrenta este grupo de personas, en especial durante este tiempo. Intente practicar la empatía, aumente el volumen de su voz, use un discurso breve, apóyese de sus manos y cuerpo para comunicar, o bien utilice lápiz y papel para expresar su idea. Muchas personas sordas se lo agradecerán.

Juan Bastías, Enzo Alarcón, Ingrid Spuler, Angélica Ruz y Pablo Salazar

Académicos de la Carrera de Fonoaudiología, Universidad Autónoma de Chile, sede Temuco