Feminista…¿YO?

Ursula Eggers, 37 años. FEM Chile. Mamá. Comunicadora. Fundadora movimiento Educación Laica. Candidata a concejala Providencia 2016. 1.ra mujer bombera del CBÑ. VJ de MTV (2000-2002).
Ursula Eggers, 37 años. FEM Chile. Mamá. Comunicadora. Fundadora movimiento Educación Laica. Candidata a concejala Providencia 2016. 1.ra mujer bombera del CBÑ. VJ de MTV (2000-2002).

Esa pregunta no dejaba de dar vueltas en mi cabeza hasta hace un tiempo atrás. Lo pensaba y veía en mi cabeza la imagen de una mujer con pecho desnudo protestando.

Ser feminista no significa necesariamente creerse superior al hombre, dejar de maquillarse y no usar sostenes. Es justamente esta una de las principales tareas del feminismo hoy en día: derribar mitos y la posverdad* que se han generado en torno al concepto.
El feminismo es básicamente pensar que las mujeres debemos tener los mismos
derechos que los hombres.

Entonces, ¡soy feminista! Si es tan simple y obvio, ¿somos todxs feministas?
A lo largo de la historia se nos han asignado roles desde una mirada donde el hombre es el
superior (el “macho alfa”). El hombre sale a cazar mientras la mujer se queda en la cueva
cuidando a lxs niñxs.

Publicidad

Han pasado cientos (miles) de años de evolución y lo anterior sigue estando vigente
principalmente gracias al “patriarcado”* y si bien hay sociedades que han avanzado
considerablemente en torno a la equidad de género seguimos estando lejos de considerar
que Chile tiene una sociedad equitativa y justa para hombres y mujeres.
Mientras en muchos países se discute el aborto libre, en Chile todavía estamos luchando
para poder interrumpir un embarazo si este nos puede llevar a la muerte, si el feto no vivirá fuera del útero o si, por ejemplo, una niña de 11 años resulta embarazada por violación incestuosa.

En Chile las mujeres en edad fértil pagamos hasta el triple en una isapre y ganamos hasta
-30% de sueldo que un hombre por igual trabajo. Injusto realidad en Chile.
Para poder cambiar lo anterior se hace cada vez más necesario modificar el paradigma en
torno a nuestro género. Necesitamos educación libre de sesgos dogmáticos donde una
mujer pueda ser fantástica porque así se siente y que nadie se crea con el derecho a decir
lo contrario.

Necesitamos una educación laica donde se enseñe a nuestrxs niñxs a respetarse y
valorarse con todas sus diferencias y que nadie es superior o inferior ni por su sexo, id.
sexual, nacionalidad, color, creencias religiosas o capacidad económica.

Educación que permita consagrar los derechos humanos antes que las normas de una u
otra religión. (Por ejem.: derechos reproductivos de las mujeres).

Que nuestrxs niñxs y jóvenes se eduquen en igualdad y sin discriminación sembrará futurxs ciudadanxs conscientes y respetuosos que quizás más temprano que tarde cosecharán una sociedad más justa para todxs.

Ese es mi anhelo, y sí, soy feminista.
Y tú ¿también eres feminista?

*Posverdad: “Distorsión deliberada de una realidad, con el fin de manipular la opinión pública”
*Patriarcado: “Predominio de autoridad del varón en una sociedad o grupo social”