Fuerte diferencia entre cifras económicas y percepción del desarrollo en Antofagasta

Resultados de investigación del Instituto de Políticas Públicas de la Universidad Católica del Norte fueron presentados en seminario que contó con la presencia del ministro de Minería.

antofaSi bien la zona muestra un dinamismo económico considerable, es necesario mejorar variables importantes relacionadas con el bienestar de la población. Esta es una de las conclusiones centrales que arrojó el estudio presentado por la Universidad Católica del Norte (UCN) en el Seminario ¿Cómo vamos en la Región de Antofagasta? Cifras y Percepciones.

La investigación fue desarrollada por el Instituto de Políticas Públicas (IPP) y el Observatorio Regional de Desarrollo Sustentable de Antofagasta (ORDSA), ambos pertenecientes a la UCN; con el apoyo del Gobierno Regional y el Core, es un esfuerzo para sistematizar información y datos que permitieran conocer la realidad, así como vincular la relación que existe entre economía, sociedad y medio ambiente.

“Estos indicadores son muy importantes para hacer los contrastes entre nuestro dinamismo económico y los avances en bienestar. Es una linterna que permite alumbrar la ruta en la cual debe moverse la región y tratar de converger entre el desarrollo económico y el que perciben las personas en su vida diaria”, indicó el director del Instituto de Políticas Públicas de la UCN, Cristian Rodríguez Salas.

Publicidad

INDICADORES

Los resultados fueron presentados por los investigadores participantes en el proyecto, mediante la aplicación de tres indicadores: Índice de Progreso Genuino (IPG); Análisis de Flujo de Materiales, y la Huella Ecológica.

En torno al primero, quedó establecida la necesidad de medir el progreso económico con herramientas que vayan más allá del PIB (Producto Interno Bruto) de la región, ya que existe una amplia brecha entre lo que indica el PIB en relación al IPG, el que muestra una diferencia que está en torno al 30% y 35%, lo que es muy alto. Lo anterior contrasta con la realidad de los países desarrollados, donde esta brecha es mucho menor.

El IPG suma todo aquello que tiene que ver con el bienestar, y es ahí donde toman relevancia aspectos como el impacto que tienen la contaminación, la delincuencia y los patrones de consumo exagerado, entre otros factores, que van más allá de lo meramente económico.

El análisis del flujo de materiales tomó en cuenta siete variables, como son el agua, energía, materiales, alimentos, residuos, transporte y uso del suelo, donde se ve el peso que tiene cada uno de esos indicadores y el consumo de energía, el que es muy preponderante, fundamentalmente en lo relativo a la generación de CO2.

En el tercer ámbito, llama la atención que la huella ecológica de un habitante de la Región de Antofagasta es tres veces superior a la de uno de la Región Metropolitana y casi dos veces la presentada en ciudades que tienen más de dos millones de habitantes, como es el caso de Medellín (Colombia), por ejemplo, lo que es muy alto.

“Es un patrón de consumo y de producción muy vinculado con lo que es la extracción de los recursos físicos naturales con poca capacidad de ir incorporando valor agregado, innovación y servicios en su matriz de desarrollo”, explicó Cristian Rodríguez.

MINISTRO

La presentación de los resultados contó con la participación de investigadores que tomaron parte activa en el estudio, como Oriana Solis, Sebastián Baeza y Jonathan Barton, entre otros. Además, consideró la realización de mesas de diálogo y conversación sobre el desarrollo regional que incluyó a representantes del ámbito científico  autoridades de gobierno, regionales y universitarias.

La jornada fue especialmente valorada por el ministro de Minería, Hernán de Solminihac, presente en la actividad, quien estableció la necesidad de ir avanzando en mejorar la calidad de vida de todos en el país. “Ésta es una región que tiene un desarrollo económico bastante atractivo que tiene que ir acompañado con un desarrollo en distintas líneas, por lo que tener estudios e indicadores que van en la dirección de representar mejor en qué situación estamos y cómo podemos avanzar, es muy valioso”, señaló.

La autoridad planteó que estos instrumentos deben estar bien calibrados y consensuados, y que deben ser usados para proyectar cómo tener una mejor región para los distintos ciudadanos. Citó el caso de contar con buenos proveedores que sustenten el desarrollo de la industria y que “nos van a mantener avanzando en el crecimiento y cuidando la sustentabilidad”.

En su exposición agregó que la región tiene un avance importante, pero que también muestra carencias. No obstante, muchas otras regiones ven el ejemplo de Antofagasta. “Si ustedes siguen avanzando de modo de liderar una forma de desarrollo futuro nos puede servir a todo el país”, acotó.