Hospital de Antofagasta se ‘candidatea’ a los baños más asquerosos de Chile

Fotografías muestran una completa falta de higiene en los baños del centro asistencial, a lo que se suma una mala atención a los pacientes y falta de especialistas. Una situación que da cuenta del extremo al que llega el descuido por el derecho a la salud de los habitantes de la región.

11721164_938548059521951_1546545217_n

11719973_938548032855287_673996345_n

Publicidad

11748588_938548019521955_540799436_n

11352240_937963549580402_466152030_n

11745841_916277001768537_8587557220214543259_n

Baños en condiciones deplorables y sin las más mínimas condiciones de higiene, ausencia de personal y malos tratos a los familiares de los pacientes, son parte del desolador panorama que enfrentan diariamente los usuarios del Hospital Regional de Antofagasta.

El Diario de Antofagasta tuvo acceso a fotografías tomadas durante este fin de semana por usuarios del centro asistencial, que dan cuenta del evidente grado de despreocupación por brindar una atención digna a los pacientes, junto con el inminente peligro de contagio de enfermedades infecciosas al interior del recinto asistencial.

Las imágenes, corresponden al tercer piso del establecimiento y fueron enviadas por un familiar de una persona que se encuentra hospitalizada, quien solicitó reserva de su identidad por cuanto la paciente puede ser víctima de represalias por hacer pública esta situación.

NO HAY SALUD PÚBLICA

Esta situación se da a conocer a pocos días de que asumiera el nuevo Director del Hospital, Francisco Bueno Natusch, quien tendrá un duro desafío para revertir la crisis que afecta al recinto médico y que se arrastra desde hace años, sin que exista una solución definitiva por parte de los distintos gobiernos a una problemática que no solo causa molestia entre los usuarios, sino que también ha cobrado vidas de pacientes.

La carencia de recursos para garantizar el derecho a la salud pública es evidente, traduciéndose en falta de camas, médicos y funcionarios, lo que repercute en la entrega de un pésimo nivel de atención. Un mal endémico que las distintas autoridades pasan por alto, promoviendo inversiones millonarias en estadios, armas o viajes.

De esta forma ya se ha vuelto una triste costumbre la larga espera de los pacientes para recibir atención debido a la falta de médicos, considerando muy pocos trabajan en la salud pública y la mayoría opta por ganar cifras millonarias en la salud privada.

Asimismo, parte importante del personal de enfermería y paramédicos, sobrepasado por la carga de trabajo, entrega una atención deplorable a los pacientes y familiares. Una falta de prolijidad que incluso se ha visto reflejada en dos casos de pacientes extraviados en el propio hospital.