Crisis: 200 mil antofagastinos sin agua potable

Se calcula que unas 200 mil personas se quedaron sin agua potable tras una crisis sanitaria que comenzó el martes de esta semana. Una seguidilla de cortes se ha originado en la zona, el último hoy a las 15 horas, que se prolongará hasta el sábado a las 6 de la madrugada.

La empresa responsable es Aguas Antofagasta, quien tuvo que hacer un cierre del suministro a cerca de 47 mil domicilios. El problema se originó en la planta desaladora que opera en Chimba, la que tuvo que detener su producción por una orden directa de la autoridad sanitaria.

Un mal olor y sabor del agua potable había sido denunciado por vecinos del sector. “Es algo demasiado extraño, porque la hediondez es similar a la del gas. Cuando la tomé fue peor, ya que tenía un sabor como a metal, entonces suspendí en mi casa el consumo. De hecho, tengo una hija enferma del estómago desde el martes y espero que no sea provocado por los defectos que presenta el agua” señaló a El Mercurio de AntofagastaMónica Henríquez, dueña de casa y comerciante de la Villa Panorama.

Publicidad

Autoridades del Ministerio de Salud tomaron muestras el martes y los exámenes realizados en su laboratorio ambiental descartaron la contaminación bacteriológica y química del producto, aunque se verificó que “el agua evidenciaba un olor y sabor no característico”.

La planta de Chimba se alimenta de agua que ha recibido presencia masiva e inesperada de una microalga en el litoral de la región. Según lo trascendido en la prensa, es ese elemento el que la empresa relaciona con la falla.

La alcaldesa de Antofagasta, Marcela Hernando, admitió que no existe una respuesta al origen del problema. “No hay mucha explicación y eso nos tiene muy molestos. Además, para mí, las medidas que se tomaron fueron tardías. En el momento en que la empresa tuvo conocimiento y constató el problema, de inmediato debió haber tomado las medidas que tomó casi 24 horas después”, relató a radio Cooperativa.

El agua de la planta desaladora fue remplazada por agua cordillerana. Esa medida causó problemas operativos en las redes, como la presencia de aire en las cañerías y roturas en las conducciones. Es por ello que fue necesario un nuevo corte de agua hoy viernes.

La Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS) y la Secretaría Regional Ministerial de Salud iniciaron investigaciones de manera paralela para poder encontrar los responsables de la falla e imponer las multas correspondientes.

Gustavo Peralta Vargas

El Ciudadano