Corporación Municipal de Antofagasta enfrenta complejo escenario con movilizaciones en dos liceos emblemáticos

industrial portadaEl Liceo Industrial y el Liceo Andrés Sabella continúan movilizados pese a haber sostenido reuniones la semana con autoridades de la Corporación, por no hallar satisfactorias las medidas y soluciones entregadas por el órgano a cargo de la educación municipal.

En el caso del Liceo Eulogio Gordo, se trata de una protesta que ya lleva años, donde tanto estudiantes como docentes y funcionarios, exigen la realización de estudios que determinen el origen de los gases tóxicos que afectan a todo el sector, donde también hay un jardín infantil, un consultorio y cinco poblaciones aledañas.

Según las autoridades estas emanaciones, perjudiciales para la salud, provendrían de la planta de tratamientos de Sembcorp, empresa privada que desarrolla el servicio tras haber adjudicado la licitación pública respectiva.

Publicidad

Pero Miguel Saavedra, docente y asesor del Centro de Alumnos del Liceo Industrial, señaló que el jueves “fueron a las diez y media de la mañana a la fiscalización de la planta de Sembcorp, lográndose uno de los objetivos que estaba estipulado en la carta Gantt. Lo malo es que efectivamente, con esta fiscalización, nos dimos cuenta que, a esa misma hora, ya había olores acá. Entonces eso quiere decir que la planta Sembcorp no es la única fuente de emanación de gases. Esta semana en particular hemos tenido cuatro episodios de malos olores. Con eso comprobamos que no es la única fuente de contaminación, y sobre eso habrá que tomar nuevos acuerdos dentro del liceo para ver qué se hace”.

industrial
De hecho los apoderados tienen diversas teorías. Por una parte apuntan a la construcción del nuevo hospital como otra fuente generadora de emanaciones tóxicas. Pero van más allá y apuntan a que, en el terreno, existen residuos perjudiciales desde hace más de cuarenta años, producto del pasado industrial del sector, que nunca fueron mitigados.

“El mismo jueves”, agrega Saavedra, “a eso de las cinco o seis de la tarde, los instrumentos de medición marcaron 6 ppm, lo que ya es riesgoso, pues se había llegado a ese nivel y menos a esa hora, por lo que la dirección del liceo y las autoridades de la jornada nocturna decidieron suspender las clases en la noche. Nunca había pasado algo así. Nunca habían coincidido emanaciones en la mañana y otras tan fuertes en la tarde”.

La comunidad está en alerta y se mantiene analizando futuras acciones dentro de su movilización. Sin embargo, por ahora, y ante la fiscalización efectuada, decidieron retomar las clases de manera normal, pero con un horario diferido, de 11:30 a 18:00 horas, para evitar la cantidad de emanaciones tóxicas que tienen lugar durante la mañana.

sabella
Por su parte, en el Liceo Andrés Sabella aún no están conformes con la designación de Sandra Hidalgo como nueva directora del establecimiento y solicitaron, la semana pasada, reunirse con ella para conocer de mejor forma el proyecto educativo que planteará a la comunidad.

Pilar Riquelme, asistente social y asesora del CEAL, señaló que “la directora se reunió con los apoderados, los cuales le hicieron diferentes preguntas y cuestionamientos por su currículum. Efectivamente ella señala que no tiene mayor experiencia en cargos directivos, salvo las veces que reemplazó a la directora de la escuela de la Coviefi, pero fue poco tiempo. Hubo apoderados que le sugirieron que debía irse, que ella venía a formar parte de un equipo de trabajo que ya estaba conformado, que ya tenía lineamientos claros y que ella tenía que adaptarse a ellos.”
Riquelme agregó que “los apoderados salieron en su gran mayoría muy disconformes con las respuestas, porque se daban cuenta que no había nada concreto, y señalaron que el lunes no van a seguir mandando a sus hijos, ya que quieren otras respuestas”.

“Lo que se solicita es una revisión del concurso, porque no se explica cómo, entre más de 60 postulantes a nivel nacional, ella iba a ser la mejor. Cómo no iba a haber alguien con más experiencia en el cargo, con más habilidades blandas, con más poder de decisión. En resumen, la cuestionaron mucho”, puntualizó la funcionaria.

En efecto, durante la semana pasada el promedio de asistencia no superó los doscientos estudiantes, en un liceo con una matrícula de 1.600 alumnos, como una forma de protesta por parte de los apoderados.

Este lunes el número incrementó a 500, pero aún siguen siendo mayoría los estudiantes y apoderados que solicitan con urgencia una revisión del cuestionado proceso, y de las competencias de la nueva directora, pues consideran que no se encuentra apta para asumir el cargo y denuncian cuoteo político a la hora de realizar la elección, pues la docente fue parte activa de la campaña de reelección de la actual alcaldesa, lo que ha dejado un manto de dudas entre la comunidad.