Son más de dos años en los cuales toda la comunidad escolar del Liceo Industrial de Antofagasta ha debido convivir con gases y emanaciones tóxicas, malos olores y suspensiones de clases.

Las emanaciones constantes de ácido sulfhídrico, amoníaco y otros compuestos los han obligado a evacuar su establecimiento al menos 100 veces en los últimos dos años.

Una situación que no obstante los constantes reclamos de apoderados, profesores y estudiantes, no tiene aún una solución definitiva que permita sancionar y se retire del lugar a la o las empresas responsables y por el contrario, se ha planteado incluso trasladar de lugar el establecimiento, que se ubica junto a un Cesfam y también cercano al emplazamiento del nuevo Hospital de Antofagasta.

Publicidad

Es así como este domingo, en el marco del desfile por el natalicio de Bernardo O’Higgins, los docentes y estudiantes del establecimiento realizaron un simbólico acto de protesta que sacó los aplausos de la ciudadanía.

Al momento de pasar frente a las autoridades regionales y comunales, lo hicieron llevando en sus rostros las mascarillas que usan regularmente para protegerse de los gases tóxicos, recibiendo el aplauso de pie y los vítores de quienes presenciaban el desfile.

La situación también se viralizó en las redes sociales, donde la inmensa mayoría de los usuarios solidariza con la comunidad del Liceo Industrial, además de poner en el tapete el cuestionamiento de fondo: ¿Cual debe ser la prioridad para el Estado y las autoridades de Antofagasta? ¿La calidad de vida de las personas o el desarrollo empresarial e industrial?

Comments are closed.