Minera Escondida registra dos nuevos casos de coronavirus al interior de sus faenas

Personas afectadas son un trabajador contratista y un funcionario de la empresa. Operaciones se mantienen, aunque la empresa indicó que seguirá implementando medidas de prevención y control.

La cuprífera privada Escondida, uno de los yacimientos de cobre más grandes del mundo, informó este jueves la detección de dos casos de contagio de coronavirus al interior de sus faenas.

De acuerdo a lo informado por el yacimiento controlado por la angloaustraliana BHP en un comunicado interno citado por la Agencia Reuters, los casos corresponden a un empleado de una empresa contratista, mientras que el segundo corresponde a un trabajador propio.

El primer nuevo caso -según la empresa- corresponde a un trabajador de una empresa contratista, quien presentó síntomas durante su periodo de descanso y acudió al servicio de urgencia en Iquique, donde se realizó el examen de detección del virus, el cual resultó positivo.

Publicidad

La compañía identificó a las personas con las que tuvo contacto directo durante su turno, quienes no presentan síntomas de COVID-19 y se encuentran realizando cuarentena preventiva.

El segundo caso corresponde a un trabajador directo de la compañía, quien durante su descanso estuvo en contacto con un caso sospechoso de COVID-19, por lo cual se realizó el examen de detección del virus. El trabajador subió a faena el martes 7 de abril y recibió el resultado del examen el miércoles 8, el que resultó positivo.

La industria minera en la región ha privilegiado mantener la producción y el funcionamiento de sus operaciones en los últimos días, si bien anunciaron diversas medidas para, teóricamente, prevenir la aparición de casos de coronavirus, tales como la sanitización de buses y controles de temperatura a los trabajadores.

En este sentido algunas organizaciones de trabajadores han pedido que se aplique el artículo 184 del código del trabajo, el cual establece el derecho de los trabajadores a interrumpir sus labores en caso de ver en riesgo su vida o su salud, a la vez que alcaldes han expresado su preocupación por la alta población flotante que generan los turnos mineros, con ingresos y salidas desde y hacia la región de Antofagasta de miles de personas desde otras regiones, lo que en la práctica debilita las medidas aplicadas al resto de la población.