El Mercurio al servicio de Marcelino y las termoeléctricas

IMG_6217

Dicho popular: “El Mercurio miente”. Singular frase que a oídos de la masa puede ser tan real como cierto, dependiendo, obviamente de la comprensión lectora, la capacidad de separar lo real de lo fantasioso e incluso el color político del lector.

A diario me ha tocado leer enunciados que carecen de cercanía con el pueblo común. Y no estoy hablando del  Mercurio santiaguino, ese de incontables cuerpos, meticulosamente separado por sección, el que es casi una oda al arte del periódico como tal. No, estoy hablando del Mercurio regional.

Publicidad

Actualmente y periódicamente, el Mercurio Antofagasta dedica varias de sus hojas al “muy bien desarrollo de la municipalidad de Mejillones”, dando cabida a actividades culturales, artísticas, entrega de fondos estatales a la comunidad de la pesca artesanal y una que otra corrida organizada y financiada por E-CL o AesGener, ambas plantas termoeléctricas que usan combustible fósil para generar energía para la minería.

Aquí me quiero detener. ¿No les parece irrisorio que una termoeléctrica que proporciona miles de toneladas de MP10 (material particulado altamente nocivo para la salud) organice corridas de familiares a lo largo del cordón industrial en donde se despliegan las pipas que queman el carbón?, raro.

Sin duda existen miles de preguntas en torno a la actividad industrial de la comuna: ¿Cuándo comenzó?, ¿Quiénes fueron los principales responsables de que el paradisiaco Mejillones se convirtiera en la cuna de las termoeléctricas a carbón?, ¿Qué hace el municipio para fiscalizar y poner orden a este desmadre ambiental?

Cito: “En Mejillones hay progreso, y siempre que hay progreso hay contaminación. Los que digan lo contrario, es porque no saben que los procesos han cambiado y bueno… ¡hay que atenerse no más!, El planeta ya está contaminado…”, extracto de nota prensa Antofagasta Televisión, 2012 (Youtube)

Así se refiere el edil más estable de la región, siendo Mejillones la comuna con el alcalde más apernado del cual se tenga memoria, quién no se avergüenza en demostrar su ignorancia ante un tema tan relevante como lo es la calidad de vida de 15.000 habitantes.

Teniendo en cuenta estos datos, más lo proporcionado de manera anónima por algunos de los vecinos de la comuna, queda en evidencia que el eterno alcalde, quién lleva 20 años sentado en el sillón municipal, no le interesa en lo más mínimo hacer algún tipo de investigación a los sedimentos de los techos o a la bahía de dicha ciudad portuaria.

Imposible no generarme la siguiente pregunta:

¿Por qué el Mercurio de Antofagasta un día después de que saliera a la luz la denuncia realizada por un grupo de vecinos a la BIDEMA (Brigada de Delitos Ambientales de la PDI), publica una nota que lleva por titular siguiente: “Alcalde de Mejillones solicita análisis para determinar contaminación en la comuna”?

Quienes conocemos de cerca la situación, sabemos muy bien que este tipo de diligencias son prioridad 101 en la lista de cabecera de Marcelino Carvajal y su equipo de profesionales.

Mediante la siguiente misiva, declaro mi repudio en contra del monopolio Edwars en la región, ya que no contribuye en ninguna manera a trasparentar la realidad de una ciudad-puerto que le da tanto a la zona y al país.

El municipio jamás ha cumplido con sus promesas de paralizar actividades industriales en la comuna para hacer un análisis a cabalidad, como manifestaba Marcelino Carvajal en la versión digital del Diario de Edwards “SoyChile” el año 2012.

Me parece impresentable que se le dé cabida a un alcalde que lo único que ha hecho en la comuna es enriquecerse a través de dineros de mitigaciones de las mismas termoeléctricas que le pagan al Mercurio para sacar publicidad en sus páginas.

Como ciudadana exijo que la prensa me informe y no me mienta más… al parecer el dicho popular “El Mercurio miente” no solo se puede emplear al Mercurio de Santiago, sino que transciende a la Región de Antofagasta.