Toma nuevo impulso restauración de la ex oficina salitrera Chacabuco

Directorio de corporación, especialistas y representantes de universidades y organismos públicos comprobaron avance de obras en el monumento nacional.

IMG_3052Después de años de trabajo para llevar adelante la restauración y puesta en valor de la ex oficina salitrera Chacabuco, hay un importante avance en la ejecución del proyecto, así como se considera incorporar el sitio a una ruta patrimonial y concretar una serie de obras pendientes y oficializar la concesión del territorio.

Integrantes del directorio de la Corporación Chacabuco, junto a personeros de la Unidad de Patrimonio y Territorio del Ministerio de Bienes Nacionales, tanto del nivel central como de la Región de Antofagasta, y académicos de la Escuela de Arquitectura de la Universidad Católica del Norte (UCN), visitaron el lugar, ocasión en que anunciaron su apoyo para las acciones más inmediatas que requiere el Monumento Histórico Nacional.

En la actualidad, miles de personas visitan cada año el lugar, recorriendo sus antiguas instalaciones, donde pueden apreciar el mejoramiento de la plaza y otros servicios, en especial en la Filarmónica que, junto al Teatro, constituyen el eje central de lo que fue la actividad cultural en los años de auge del salitre en el norte del Chile.

Publicidad

OBRAS

Jorge Molina Cárcamo, presidente de la Corporación Chacabuco, comentó que los trabajos de la tercera fase de reconstrucción de la Filarmónica -que cuentan con aportes públicos y de empresas mineras- presentan un 70% de avance, por lo cual se espera que entre 60 y 90 días más estén finalizados, para ser entregados a la comunidad.

Explicó que hace dos años el directorio de la Corporación decidió no seguir invirtiendo en la valoración cultural del sitio y su puesta en valor incluyendo eventos realizados con connotados artistas y compañías de teatro, entre otros.

En contrapartida, indicó que en el último tiempo han estado dedicados a restaurar ciertos lugares y edificaciones significativas de la oficina, como por ejemplo a través del proyecto de implementación interior de la Filarmónica que se postuló al Fondo Nacional de Restauración Patrimonial del Consejo Nacional de Cultura y las Artes, y que fue distinguido a nivel nacional. Este, cuenta con financiamiento público de aproximadamente 112 millones de pesos, más aportes privados de empresas como SQM, Minera Zaldívar, Minera Escondida y AMSA. Esto ha permitido financiar una obra que en total significa una inversión aproximada de 272 millones de pesos. “Lo importante es que vamos a poner en valor un sitio que recrea tal cual fue su origen, porque los profesionales involucrados en el rescate, entre ellos el arquitecto Claudio Ostria, de la Universidad Católica del Norte, han fundamentado sus propuestas de restauración basados en los planos originales de lo que fue la oficina salitrera de Chacabuco”, señaló.

VISITA

En el marco de estas iniciativas, miembros del directorio de la Corporación, entre ellos representantes de las universidades Católica del Norte y de Antofagasta,  y funcionarios del Departamento de Patrimonio del Ministerio de Bienes Nacionales, se reunieron en Chacabuco con el objetivo de analizar cómo el organismo público puede ayudar a concretar algunas obras pendientes, particularmente su incorporación a una ruta patrimonial que permita difundir y divulgar el conocimiento de ese territorio en el país y en la Región de Antofagasta.

En la oportunidad, Jorge Molina resaltó el apoyo permanente de la UCN a través de la Escuela de Arquitectura por su notable participación en el desarrollo del proyecto. De hecho, recordó que en 2009 “un equipo de sus profesionales, encabezados por Claudio Ostria, levantó el Plan de Manejo del conjunto, que fue aprobado por el Consejo de Monumentos Nacionales. En la actualidad, queremos seleccionar dos viviendas que se puedan restaurar para recrear en ellas dos épocas esenciales en la historia de la oficina: una referida tal cual como vivió una familia pampina hasta 1940, fecha de cierre de la salitrera; y la otra que muestre cómo vivió un grupo de presos políticos en ese lugar”. Ello, añadió, para representar de esa forma dos dimensiones de la historia cultural y patrimonial del territorio.

BIENES NACIONALES

Rodolfo Palma, jefe de la Unidad de Patrimonio y Territorio del Ministerio de Bienes Nacionales, llegó a Chacabuco junto a María Elisa Puig, encargada del programa Rutas Patrimoniales; y Olga Aguilar, encargada de Bienes de la secretaría regional del ramo.

Esa unidad se ocupa de la protección del patrimonio fiscal del país y buscan asociarse con organismos sin fines de lucro que puedan ayudar a administrar este tipo de monumentos o sitios patrimoniales.

Palma informó que el objetivo es en el breve plazo perfeccionar la concesión que se hizo en 2005 y que no está oficializada, lo cual permitirá realizar una serie de acciones en vías de avanzar en los proyectos programados.

Respecto a las Rutas Patrimoniales, explicó que Chacabuco está entre las más antiguas del país, y se tiene previsto desarrollar acciones que contribuyan a su implementación y puesta en valor. La idea es contar con nueva folletería para los visitantes, idealmente con sistema braille en un panel de información, y señalética con el fin de perfeccionar la difusión y puesta en conocimiento de lo que se está realizando en Chacabuco.

APORTE UCN

“Nuestra universidad ha apoyado permanente a la Corporación a través de sus distintas áreas. El Dr. Claudio Ostria, con asesoría experta en materias de patrimonio y restauración, ha contribuido a la puesta en valor del sitio; así como el historiador Dr. José Antonio González, desde su especialidad en la investigación histórica sobre el monumento. Estas contribuciones permiten fortalecer el proyecto con una visión de académicos e investigadores, que han estado alineados con las iniciativas del organismo y los amigos del patrimonio salitrero”, comentó el Dr. Sergio Alfaro, director general de Vinculación con el Medio de la UCN, quien representa al rector de esa casa de estudios, Jorge Tabilo Álvarez, en el directorio.

Agregó que ahora, se abre la oportunidad de insistir sobre la difusión, la puesta en valor del lugar que es un patrimonio vivo y, que por lo tanto, resuena con la ciudadanía, con un trasfondo social y cultural vigente, ya que no es solo pasado e historia, sino también presente con la memoria de los pampinos y los ex presos políticos.

El Dr. Claudio Ostria, académico de la Escuela de Arquitectura de la UCN, destacó la actualización de la concesión del inmueble y su polígono de resguardo, instancia legal que permitirá continuar con el trabajo del Plan de Manejo, proyectando el desarrollo del patrimonio urbano-arquitectónico y su puesta en valor por etapas.

Comentó asimismo que es urgente consolidar los circuitos turísticos, asegurar las estructuras que presentan riesgo y que son susceptibles de intervención, para recibir de mejor forma a los visitantes.

El arquitecto señaló que es importante también difundir la labor de la corporación y los proyectos de desarrollo a través del tiempo, entre estos la recuperación del sitio como centro del habitar pampino salitrero y también como lugar de memoria.

“La Filarmónica ha tenido tres etapas de reconstrucción: la primera fase en 1994 consistió en el armado de los muros perimetrales, la estructura de techumbre y cubierta. En 2006, con aportes del gobierno, se restauraron puertas, ventanas y los frontis de la fachada principal y posterior, entre otros trabajos. En la actual tercera etapa, se está habilitando el interior, el espacio cultural de la Filarmónica, respetando su configuración original, que data de los tiempos de funcionamiento de la oficina salitrera. Próximamente se van a retomar las obras de reconstrucción que estuvieron en receso”, precisó.

Carlos Miranda, director de la Escuela de Arquitectura de la UCN, comentó que esa unidad académica ha participado con visitas de estudiantes para poner en relevancia el valor patrimonial y su manifestación de habitar el desierto. Precisó que la revaloración a partir de los jóvenes implica mantener  vigentes patrones de vida y de la arquitectura.

Agregó que hay una serie de documentación que se ha hecho en el tiempo, y se pretende continuar con estas iniciativas con el apoyo de programas de inversiones del Ministerio de Educación.

Las visitas frecuentes de los estudiantes, profesionales extranjeros del área de la arquitectura, y quienes investigan sobre teatros y cines de la zona, son una muestra del interés existente por la ex salitrera, mientras que la escuela y sus profesores son anfitriones de estas actividades.

El académico piensa que es importante además poner a Chacabuco dentro de un estándar internacional, ya que a nivel nacional ya es reconocido.

Los miembros de la Corporación Chacabuco, encabezados por su presidente, Jorge Molina, agradecieron el interés del Ministerio de Bienes Nacionales, a través de la Unidad de Patrimonio y Territorio, entidad que apoyará con recursos para desarrollar acciones más urgentes.

Esperan reeditar la folletería que permita a los turistas y los hijos de pampinos conocer las rutas diseñadas al interior del recinto, caminar por sus calles y encontrar las casas de sus abuelos y familiares.

Chacabuco está abierto al público todos los días, de 9 a 18 horas.