Greenpeace: Alerta y preocupación por derrame de ácido en Mejillones

Tortugas y aves muertas se han encontrado cerca de la costa. Sin embargo, hasta el momento, no existe une evaluación respecto del impacto del derrame y ninguna autoridad sanitaria ni medioambiental ha explicado el alcance y consecuencias de la emergencia.

Tortuga1“Aún no se presenta ningún funcionario público de las carteras regionales de Salud para dar la cara por el tema del consumo de los alimentos del mar contaminados ni el Seremi de Medioambiente para reconocer el impacto de esta situación en la fauna marina. No hay entidades gubernamentales que  se pronuncien sobre el tema. Estamos a la espera de una respuesta de la Fiscalía para que se haga cargo de esta situación”, alegaron pescadores de Mejillones, tras el derrame de ácido sulfúrico que el mes pasado afectó a Mejillones.

A pesar de que en un primer momento el dato pasó desapercibido, incluso para las poblaciones afectados, en las últimas semanas se filtró la noticia que la operación de descarga de ácido sulfúrico para ser utilizado por Minera Centinela -perteneciente a Antofagasta Minerals del Grupo Luksic- produjo un derrame de 2.400 litros tras la rotura de un tubo en una embarcación en el terminal de ácido de caleta Michilla, ubicado al norte del balneario Hornitos, en la Región de Antofagasta.

“Las aguas de Mejillones fueron contaminadas por la negligencia de una empresa minera que esta vez  derramó un tóxica sustancia como es el ácido sulfúrico, poniendo en riesgo el ecosistema del lugar y la salud de los habitantes. Se deben exigir las medidas necesarias serias para evitar que los derrames sigan ocurriendo en nuestros mares”, indicó Mauricio Ceballos, vocero de Greenpeace.

Publicidad

Hasta el momento, el Terminal Marítimo Michilla, mediante una declaración de prensa, ha explicado que efectivamente hubo una filtración, aunque ésta habría sido de apenas un minuto, añadiendo que “las condiciones en la costa de Antofagasta son normales” y que se detuvieron las operaciones del terminal.

Por su parte, el Seremi de Medio Ambiente, Felipe Lerzundi, consultado por el tema por Diario Antofagasta, ha dicho que no está dentro de sus facultades fiscalizar estos hechos, pero que igualmente “se controló la emergencia y no se autorizará la operación hasta que se demuestre que no volverá a ocurrir un derrame de ácido”.

El ácido sulfúrico se ocupa en minería para llevar a cabo el proceso de lixiviación, proceso hidrometalúrgico que permite obtener el cobre de los minerales oxidados que lo contienen, aplicando una disolución de ácido sulfúrico y agua. En definitiva, se trata de una sustancia química corrosiva, que produce vapores altamente tóxicos para el ambiente y la salud de las personas. De hecho, produce quemaduras graves, además de irritar vías respiratorias, oculares y mucosas. Y su contacto con el mar es especialmente complejo, ya que el ácido sulfúrico destruye toda materia orgánica.

“La Fiscalía de Mejillones junto a las autoridades marítimas deberían estar investigando las responsabilidades y las precisiones sobre el impacto ambiental que pudo haber generado el derrame en la fauna marina de la zona, aún no tenemos respuesta y exigimos sanciones para los responsables. La municipalidad de Mejillones recabó antecedentes de esta situación mediante un registro fotográfico que da cuenta de la situación del lugar. Tenemos pruebas que el derrame tuvo impactos en la fauna del lugar”,  dijeron las organizaciones ambientalistas locales.

DECLARACIÓN DE LA EMPRESA

1.-Nuestra Compañía siempre ha actuado con transparencia, informando desde un primer momento sobre el incidente, que ocurrió el 25 de septiembre pasado, tanto a las autoridades como a la comunidad.

2- En este sentido, es falso que el terminal Michilla preste servicios a Minera Centinela, compañía minera que no tienen ninguna relación con este evento.

3- Tampoco es verídico que se haya producido la muerte de tortugas marinas o aves producto de este incidente que fue controlado rápidamente. Se trató de una infiltración menor en una cañería de descarga de ácido. Además, un organismo técnico especializado, externo a la compañía, inició prontamente un seguimiento de posibles consecuencias sobre el medio marino. No se detectaron especies afectadas en el sector de caleta Michilla, que fue el área involucrada directamente por esta infiltración.

4- Asimismo, se realizó un monitoreo de las condiciones de pH y temperatura del agua (variables que se ven alteradas ante la presencia de ácido sulfúrico). La toma de muestras se efectuó en seis estaciones, cinco ubicadas en torno al lugar de la infiltración, más un punto de control localizado hacia el norte.

5.- Estos estudios detectaron una leve variación del pH y de la temperatura en el área donde ocurrió el incidente. Los niveles de ambas variables retornaron a valores normales rápidamente. Por esta razón, las conclusiones del estudio indican que el efecto del incidente fue acotado, tanto en área como en duración.

6- Finalmente, un informe de Sernapesca, solicitado por la Corte de Apelaciones de Antofagasta, a raíz de un recurso de protección interpuesto por un grupo de pescadores de Caleta Cobija, concluye que “las inspecciones efectuadas por Armada de Chile y Sernapesca en el área de influencia de la contingencia, no registran a la fecha presencia de recursos hidrobiológicos afectados o potencialmente afectados por el derrame de ácido sulfúrico, a pesar de hacerse presente Sernapesca en las continuas denuncias sobre daño a los recursos hidrobiológicos del lugar”.