Mejoran instalaciones de albergue transitorio en Chiu-Chiu

albergue 1La Corporación Regazo de Cristo, se dedica hace años a brindar momentos más gratos en la vida de pacientes con enfermedades terminales. Una destacada labor a la que se sumó el Distrito Norte de Codelco, aportando recursos a través de sus fondos concursables, para mejorar las instalaciones de un albergue transitorio que se encuentra ubicado en la localidad de Chiu Chiu.

El proyecto del fondo concursable contempla la mejora de los dormitorios, tanto de damas y varones, con el fin de brindar una óptima atención a los pacientes y sus acompañantes. Para ello se instalaron separadores de ambiente, veladores y cómodas, y se realizaron mejoras en la infraestructura.

Las instalaciones que se están mejorando corresponden a una pequeña parcela, ubicada en el sector de Chacras Viejas en Chiu Chiu. En ella, los pacientes pueden descansar y realizar actividades de siembra, con el fin de conectarse con la naturaleza.

Publicidad

“Queremos apoyar a las personas cuando regresan de sus tratamientos, puesto que necesitan de un espacio donde sientan tranquilidad y así acelerar su mejoría. Estando acá tienen todo lo que les favorece como el aire libre de contaminación y la acústica ambiental que ayuda mucho a un enfermo a recuperarse más rápido”, explicó el presidente de Regazo de Cristo, Raúl Villanueva.

Mejor recuperación

El proyecto ha permitido que usuarios y usuarias, utilicen instalaciones que están especialmente acondicionadas, con la comodidad acorde al tratamiento que realizan. “Este proyecto busca acompañar un proceso que es muy complejo para los pacientes y sus familias. En estas instalaciones ellos tienen quien los acompañe y los cuide y esto es parte de nuestros focos de gestión comunitaria, en el sentido de relacionarnos con todas y todos los actores de la sociedad y entregarles mejores condiciones de calidad de vida, a través de un trabajo asociativo como el que fomentan nuestros fondos concursables”, destacó el gerente distrital de Asuntos Comunitarios y Sustentabilidad, Claudio Flores.

Actualmente, el albergue es ocupado por diez personas que esporádicamente hacen uso de sus instalaciones luego de practicarse quimioterapias. Una vez que se recuperan retornan a sus hogares hasta la nueva intervención.