Señor Director:

Lar de sangre y sudores en querella, de la ambición del hombre es confidente“.  El poeta Andres Sabella Gálvez definió así en uno de sus versos a la ciudad de Antofagasta.

Hoy día el cáncer apagando la vida de tantos es el lar de sangre, el trabajo incansable de ambientalistas, científicos, médicos y comunicadores honestos alzando la voz por la contaminación son los sudores en querella de una ciudad confidente de la ambición de quienes buscan con un dedo tapar el sol, el plomo, el arsénico y la corruptela que permite estos crímenes.

Publicidad

Hay cosas que no cambian y pareciera que el reloj de los ingleses se detuviera en la ciudad del Ancla augusta y La Portada recia. Pero el vate ya tenía hace décadas la respuesta al letargo cuando le escribió al obrero del salitre: “Tu puño es una flor de fortaleza”. Hijos de Antofagasta, nacidos y por adopción. Que los embargue a todos el sentimiento de antofagastinidad y luchen por este nido lleno de futuro. Aquí ¡Lo esencial está maduro!

Víctor Parra González

Las opiniones vertidas en este espacio no representan necesariamente el pensamiento de El Diario de Antofagasta, su empresa propietaria ni su equipo de profesionales.

Puedes escribirnos tus textos y cartas al director al correo contacto@diarioantofagasta.cl.