15.6 C
Antofagasta
Miércoles 4 de Octubre del 2023 05:44

Los desafíos que enfrentan los colectivos musicales en Antofagasta

La autogestión y el trabajo colaborativo son una de los factores que mantienen en vida a las productoras musicales emergentes de la ciudad.

Lea también:

Antofagasta, una ciudad conocida por su variada cultura y diversidad, también alberga a una gran cantidad de artistas en desarrollo que se encuentran en constante búsqueda y gestión de espacios designados para difundir sus trabajos. Sin embargo, las productoras, colectivos y sellos musicales en esta región, se enfrentan a una serie de desafíos que influyen en su capacidad para contribuir al escenario musical local.

Así lo confirmó Francisco Burboa, docente y creador de Antofasuena. “En esta iniciativa han postulado 28 proyectos musicales este año, a otro postularon 11 y muchas bandas que están activas en la ciudad no se postularon. Hay bandas, hay músicos solistas e intérpretes”, comentó.

COLECTIVOS MUSICALES PRESENTES

  • La Cream de la Cream

Esta colectividad musical partió el 23 de abril del 2022, aunque sus integrantes aseguraron vivir la música desde hace más de 10 años. El trabajo principal que este movimiento ofrece, es el de entregar la experiencia de un producto musical profesionalizado para sus artistas, a través de la producción de videoclips, creación de pistas personalizadas y la orientación del músico frente a su puesta en escena. 

El grupo lo componen Doblejota, 4to Oscuro, Dr. Eme, Bocanada, Dakiti, Silorap, G Lap, Dj Peligroso y Verdadero Barbero, artistas de distintas disciplinas que cumplen el rol de colaborar para mantener el movimiento a flote y trabajar con músicos emergentes que estén interesados en explorar los distintos estilos del género urbano, como el reggaetón, rap, trap y dembow. 

Esta iniciativa nació gracias a la influencia de la cultura del hip hop en la vida de quienes integran la Cream de la Cream, además de la falta de oportunidades para surgir musicalmente. Es por eso que con el pasar del tiempo, el movimiento ha generado sus propias instancias para dar a conocer su arte, creando así sus propios videoclips o producciones. 

No obstante, esto también ha significado un reto para la productora, pues todos los eventos y trabajos son gestionados con sus propios recursos, provocando un escenario aún más difícil para surgir en medio de una ciudad caracterizada por la industria minera. Jossep Miranda, conocido en el ambiente como “Doblejota” e integrante de la Cream de la Cream, comentó sobre cómo se las arreglan para subsistir. “Es gracias a nuestros propios medios. Hacemos rifas o desde nuestros propios trabajos sacamos juntamos plata y arrendamos sedes. Nosotros mismos nos movilizamos”, recalcó. 

La falta de espacio y la poca difusión, son algunos de los factores que Doblejota consideró claves para describir el complejo escenario de los músicos locales. “No se nos visibiliza ni tampoco nos preguntan qué necesitamos para surgir con esto. Sería genial que nos citaran para visibilizar lo que hacemos semana a semana, que es generar instancias artísticas positivas para los jóvenes en la ciudad”, señaló. 

Además, el integrante del movimiento garantizó que se contactaron con la Municipalidad para intentar organizar premiaciones anuales con el fin de reconocer a los y las artistas locales. Sin embargo, indicó que la respuesta no era la que esperaban, pues ellos necesitaban apoyo financiero y desde el municipio solo les cedieron un espacio, por lo que no lograron realizar la premiación. 

Aún así, esto no ha sido motivo para desertar del mundo musical e intentar nuevas propuestas para innovar en la escena. La Cream de la Cream ha sido protagonista de variadas iniciativas, un ejemplo de ello es “Las Reinas del Flow”, un espacio destinado a la visibilización de las mujeres en este rubro de la música urbana, el cual generalmente es ejercido por hombres. 

  • You Know How We Do (YKHWD)

Si bien este colectivo inició su trabajo el 2018, la idea de hacer música siempre estuvo presente. Así lo mencionó Gio Casanova, productor general del sello, quién también comentó cómo partió el proyecto. “Todo surgió cuando Mairon Riquelme, también productor y artista de nuestro colectivo, sacó su primera canción con videoclip. Sólo comenzó como un hobbie y por hacer lo que nos gusta, por eso nos consideramos una marca. Englobamos todo lo que nos gusta, música, arte, ropa, producción, entretenimiento”, señaló. 

YKHWD no solo busca trabajar con los estilos del género urbano, sino también con cualquier artista que tenga las ganas de destacar en el ambiente, independiente del estilo musical que lo caracterice y para que esto sea posible, la marca de artistas antofagastinos se sustenta a través de la autogestión de recursos. “Nos falta dinero y apoyo. También que la misma sociedad deje de estigmatizar lo urbano, ya que por eso no nos dan los espacios”, comentó Gio. 

A su vez, el productor general de la marca, afirmó que no han solicitado apoyo a la Municipalidad, pues tampoco han recibido un interés en acercarse para organizar algún evento en pro de la difusión del arte local. A pesar de esto y gracias al trabajo colaborativo de Mairon Riquelme (productor/artista), Gio Casanova (productor general), Enrique Rojas o “sickbicers”( productor musical/artista), Alex vicencio “Token” (beatmaker/productor), Matías López o “Mathi”(artista) y Bryan Sapiain “Biei” (artista), han logrado llevar a cabo eventos de importancia en la región de Antofagasta. 

“YKHWD produjo uno de los primeros y más exitosos conciertos de música urbana, en la Rock and Soccer. Tuvimos un line up grande con Youngcister, Drefquila, Easykid, Youngc4real, Vltnab y los chicos de nuestros sello Mathi, Biei, Token y Sickbicers”, aseguró Casanova, quien también destacó los factores que dificultan la presencia de colectividades locales en Antofagasta, es la falta de espacio y oportunidades para quienes desarrollan el arte en sí y también el flexibilizar los trámites que se requieren para producir eventos masivos donde los artistas puedan difundir su música. 

  • Magnetita Producciones

Con el fin de generar productos audiovisuales de calidad, que les permitiera a las bandas locales ser reconocidas por su trabajo, además de eventualmente utilizar estos videos como un medio para conectar con locales en otras ciudades, nació Magnetita Producciones. Si bien Francisco Burboa, ingeniero en sonido y docente de de AIEP, era partícipe de esta productora, en la actualidad sus proyectos son otros. No obstante, la idea surgió gracias a que él con su grupo de amigos, buscaban aportar a la escena musical con sus conocimientos y herramientas. 

Sus trabajos se enfocaban en variedades de estilos a excepción de la música urbana y electrónica, pues el formato principal para trabajar era el de las bandas. En este camino es que comenzaron a surgir distintas dificultades, como la escasa posibilidad de cobrarle a estas bandas valores acordes a los del mercado, ya que la mayoría no cuentan con un financiamiento constante para sus proyectos artísticos. 

Por este motivo, la empresa de producción optó por el financiamiento público. “Con esto nosotros nos hacíamos cargo de la creación, postulación y ejecución de proyectos culturales, bajo el alero de la productora. Fue así como obtuvimos financiamiento para una banda local y la grabación de una sesión en vivo”, recordó Francisco. Por otra parte, el docente de AIEP reconoció que depender de fondos concursables no sostiene la operación continua de una empresa, por el hecho de que los montos no son los suficientes, además de ser esporádicos. 

Asimismo, Burboa reconoció que este es uno de los grandes problemas que adolecen a los artistas de la región, como también el que en la ciudad no se cuente con espacios que cumplan las condiciones para entregar un show moderno, acorde a las exigencias y estándares del público. También planteó que las condiciones de pago para los músicos son difusas. “Los artistas locales les toca parte o toda la recaudación por concepto de entrada, lo que muchas veces impide que bandas nuevas puedan subsistir debido a la poca base de apoyo”, explicó. 

Respecto a las autoridades, Franciscó concluyó que no existen esfuerzos concretos por generar instancias que permitan visibilizar de mejor manera la cultura local, lo que repercute en un bajo reconocimiento desde la ciudadanía, problemática que se podría mejorar a través del acercamiento colectivo entre los y las artistas, como también con las autoridades competentes a este rubro. 

Imagen obtenida del Facebook Magnetita Producciones.
  • RHO Music

¿Yo?, toda mi vida he hecho música”. Nicolas Castillo o “Rest”, creador del sello discográfico RHO Music, inició su trayectoria musical desde pequeño, participando en bandas. Por consiguiente, el año 2018 comenzó a incursionar en la música como cantante de trap y reggaetón, aunque su rol como productor inició debido a la poca seriedad que evidenció en otros productores de la región. “Decidí, por mi cuenta, empezar a producir mi música para no depender de nadie. Luego con el tiempo, me di cuenta que era lo que realmente me gustaba y me dediqué a eso”, mencionó. 

Así llegó a Valentinab, una artista antofagastina que hasta la fecha se encuentra trabajando junto a Rest y que gracias a este gran desempeño, creció la motivación de Castillo por crear el primer sello discográfico legal y constituido de música urbana en Antofagasta, RHO Music. “En el sello trabajamos reggaetón, música urbana en general, latina, pop, etc.”, detalló Nicolas, quien también comunicó que este proyecto nació con la necesidad de tener herramientas legales más “poderosas” para defender la música de sus artistas. 

Uno de sus más importantes logros por el momento, fue la oportunidad en que ValenitaB tocó en el festival Primavera Sound 2022. El creador del sello calificó esta experiencia como increíble a pesar de lo costoso que resultó, pues ellos tuvieron que invertir recursos económicos propios a este evento. De igual manera, Rest se refirió a la situación actual de la casa discográfica. “Hasta el día de hoy que nos está yendo bien, no generamos una rentabilidad concisa. Con Valentinab, que es la artista más fuerte que tengo, la carrera de ella se está sustentando sola, pero no queda nada para el bolsillo”, reveló.  

Es por esto que Nicolás junto a Valentinab decidieron migrar a Santiago, en busca de mejores instancias para superar las que ya se dieron en Antofagasta. “Nos sentíamos estancados un poco en Antofa y aunque existan fondos regionales, no hay una industria que se mueva promoviendo la música”, explicó.

Aunque reconoció que hay más espacios que en años anteriores, Rest opinó que tienden a ser los mismos lugares protagonizados por artistas de afuera. Esto llevó a que el fundador de RHO Music “perdiera un poco la esperanza” en lograr surgir dentro del norte de Chile. “Mucho más no se puede hacer. Es un conjunto en el que se necesita que los artistas, los empresarios, los medios estén alineados tratando de alcanzar un objetivo. Con esto se afirma la teoría de que por lo menos para las artes, Santiago es Chile”, sentenció. 

Pese estos desafíos, las productoras musicales en Antofagasta se mantienen para cumplir de desempeñar un papel vital en la promoción de la cultura local y la creación de una comunidad musical vibrante. A través de la colaboración, la búsqueda de soluciones creativas y la determinación para superar obstáculos, estas productoras, colectividades musicales y sellos continúan con las ganas de generar instancias artísticas para la comunidad.

- Publicidad -

EN PORTADA