Jueza apunta a baja dotación de Gendarmería tras intento de fuga en tribunal de Antofagasta

La jueza vocera del Juzgado de Garantía de Antofagasta, Milena Ubilla Carvajal, explicó a los medios de comunicación los protocolos de seguridad que evitaron un intento de fuga por parte de un imputado que se presentó voluntariamente al tribunal para responder por una orden de detención vigente.

La magistrada señaló que “se presentó un imputado de manera voluntaria- ya que las audiencias son públicas y por diferentes vías los imputados pueden tomar conocimiento que tienen órdenes de detención- y en ese contexto existe un protocolo en este tribunal en que cada persona que se presente con una orden de detención se revisa cualquier otra orden de detención que pueda tener asociada. El imputado estaba con resguardo de Gendarmería pero no tenía grillas ni en manos ni pies porque se presentó de manera voluntaria”.

Publicidad

En cuanto a los antecedentes de la audiencia, la jueza explica que el imputado se presentó por una orden emitida a raíz de un quebrantamiento de sanción en una causa de responsabilidad penal adolescente, y en el caso de la segunda orden de detención que mantenía vigente se trataba de una pena efectiva que debía cumplir como adulto. “Cuando el imputado escuchó que se daría orden de ingreso para que cumpliera la pena, intentó evadirse, pero tal como está previsto en todos los protocolos, había custodia de dos funcionarios de Gendarmería, por lo que se procedió a reducirlo y se hizo ingreso del imputado al penal”.

La vocera del tribunal indicó que si bien en este caso los protocolos funcionaron de manera adecuada, aún existe mucho por hacer, apuntando a la baja dotación de Gendarmería en la jurisdicción de Antofagasta como uno de los puntos a mejorar.

Este tribunal ha solicitado en reiteradas oportunidades un aumento en la dotación de Gendarmería -lo que no depende del Poder Judicial, sino que de la propia institución y del respectivo ministerio-, pero no solo no ha se ha logrado dicho aumento, sino que se ha visto una disminución, ya que con la puesta en marcha del tribunal de Mejillones, Gendarmería debió asignar personal y vehículos para ello, por lo que se ha visto una baja en la dotación, lo que ha implicado incluso que debamos atrasar audiencias para poder contar con el personal de seguridad adecuado”