Mesa Intercultural de Antofagasta da a conocer su postura sobre el proyecto de Ley de Migraciones

IMG_3052[1]

La Mesa Intercultural de Antofagasta dio a conocer sus puntos de vista este jueves respecto a la nueva Ley de Migraciones propuesta por el Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet.

Uno de los principales objetivos que se aspiran para esta ley es que sea la sociedad civil la que se mantenga involucrada activamente a modo de actor clave del proceso, que no se restringa sólo a materia de extranjería, sino que también aborde la migración desde una perspectiva más integral conforme a los contextos globales y regionales, que se contemple incluir además los enfoques de interculturalidad, derechos y género, junto al principio de migración libre.

Publicidad

Otro de los puntos es que el estatus migratorio no debería cercar los Derechos Humanos y que este proyecto no resuelve la compleja situación que experimentan los migrantes irregulares del país, los cuales en un futuro serán excluidos del sistema por completo, vulnerando con esto los derechos de este grupo excluido. A su vez exigieron la creación de una institución adecuada para la gestión de la migración en Chile con el fin de que se pueda conseguir una inclusión como eje central de las migraciones.

A esto también agregó Catalina Rojas vocera de la Mesa Intercultural que, “Hoy día y tal como lo anunciabamos en la declaración, esta ley solamente se centra en el ámbito de extranjería, en ámbito de trámites migratorios, pero sabemos y lo hemos vivido en Antofagasta que, la migración va más allá, por tanto creemos que es necesario que tanto en la política pública migratoria como laboral, exista una ley en la que se vea la migración de una manera integral, más allá, no con la idea de dar mayores beneficios a los migrantes, sino una equidad al acceso de ellos, que son los derechos”.

Finalmente hicieron un llamado a todos los ciudadanos del país a sumarse a esta discusión de manera informada e inclusiva, contemplando el aporte que significa la construcción de un nuevo Chile, más digno, y respetuoso de los Derechos Humanos de las personas, independientes de su origen, raza, color u nacionalidad.