Hace un par de semanas atrás, la Contraloría General de la República de Chile (CGR), dictaminó que descartaba que las unidades de ginecología, obstetricia y neonatología sean exclusivas de las matronas/es, lo que les permitiría a las enfermeras intervenir en ámbitos de salud sexual y reproductiva. Esto, significó un gran remezón al interior de los distintos centros médicos del sector público y privado de todo el país.

El Ministerio de Salud (MINSAL) estableció en el año 2010 la Norma Administrativa Nº 21, a través de la cual se establece que “las unidades de obstetricia y ginecología dependen de la administración directa de los expertos/as en el área.” Sin embargo, la Contraloría concluyó que dichas unidades no son exclusivas de matronas y matrones, por lo que declaró la ilegalidad del texto emanado desde la cartera de Salud.

Otro punto significativo  ocurrió el año 2015 en la capital de la Segunda Región, Antofagasta. La  CGR avaló que una profesional del área de la Enfermería, fuese jefa de turno en Obstetricia de un centro de salud.

Publicidad

Producto de esta y otras situaciones,  en la actualidad se está ocasionando un debate público sobre las capacidades con las que cuentan las/os profesionales para brindar cuidados en lo que respecta a recién nacidos y salud sexual. Según lo establecido en la ley, por medio del Código Sanitario, los profesionales del área de la enfermería, están capacitados para brindar seguridad de atención y continuidad de cuidados a los pacientes.

MATRONAS

La molestia según manifestó la Presidenta del Colegio de Matronas y Matrones de Chile, Anita Román, es debido a que las enfermeras y enfermeros sólo cursan un semestre en la universidad dedicado a la Ginecología y Obstetricia, motivo de suficiente peso para causar un  “duro golpe a la salud pública”, agregando: “no es llegar y trabajar con recién nacidos donde hay patologías y mucho menos en la salud sexual.”

Las matronas y matrones del país se han manifestado a través de paros de advertencia tras el dictamen emitido por contraloría el recién pasado 4 de junio.

¿CAMPAÑA DE DESPRESTIGIO CONTRA ENFERMERÍA?

Distintos miembros del Colegio de Enfermeras en todo el país, han manifestado su descontento hacía las declaraciones ejercidas por el Colegio de Matronas de Chile, considerando que han sido “atacadas públicamente debido a este dictamen el que más bien dice que podemos y debemos trabajar en conjunto ya que estamos mandadas para el cuidado de los enfermos.”

Así mismo, Claudia Pizarro Lazcano, Enfermera Clínica de la Unidad de Emergencias del Hospital Regional de Antofagasta, quien además, forma parte de la Directiva de la Asociación de Enfermeros del mismo recinto, manifestó que tanto en  ginecología como obstetricia no tiene entrada, “nosotras vemos todo lo que es patología médica, eso estamos solicitando, entrar al campo.”

También agregó que “Ha habido una mala publicidad por parte del colegio de matronas con un discurso que queremos quitarle su fuente laboral y no es así, lo que nosotras queremos es que el paciente tenga una buena atención, completa y multidisciplinaria sin desmerecer la laboral que matronas/es hacen, hay que compartir el campo ya que el objetivo es dar un cuidado integral.”

COMISIÓN SIN RESULTADO

El último encuentro se realizó el 4 de junio y  fue presidido por la Diputada Karol Cariola. Al no llegar a un consenso, el 17 de julio se realizará otra comisión para reunir a la Comisión Nacional de Salud y determinar las decisiones sobre un cambio en el código sanitario o respuesta al dictamen solicitado.

El gobierno pidió 60 días para implementar el último dictamen (N°13.728/2018).

AZULAZO

A lo largo de todo el país han habido distintas manifestaciones por parte de enfermeros y enfermeras debido a estos hechos. Osorno, Valdivia, Valparaíso y Santiago han sido algunas de las ciudades donde los profesionales  han manifestado su descontento.

Durante la jornada del jueves 12 de julio se realizó en el frontis del Hospital Regional de Antofagasta una manifestación en reacción a la falta de pronunciamiento por parte del Ministerio de Salud respeto al ejercicio legal y ámbitos de acción de las Enfermeras y Enfermeros de Chile, participando profesionales y practicantes del sector público y privado. Esta actividad fue replicada a nivel nacional desde Arica a Puerto Williams.

ACCIONES A SEGUIR

En palabras de Krasna Jiménez, Presidenta de la Asociación de Enfermeros y Enfermeras del Hospital Regional de Antofagasta (ASENF) “Cabe señalar que los argumentos legales potentes que sostienen el pronunciamiento de Contraloría General de la Republica avalan nuestro actuar; con seguridad y firmeza se visibiliza el empoderamiento profesional de la Enfermera y el Enfermero, amparados en los elementos jurídicos que encontramos desde la Ley Orgánica Constitucional Bases Generales de Administración del Estado 18.575 del año 1986 hasta Ley de derechos y deberes de los Pacientes 20.584 del 24 de abril 2012 y el Código Sanitario.”

Así mismo, la Federación Nacional de Asociaciones de Enfermeras y Enfermeros, Colegio de Enfermeras de Chile, Federación Nacional de Estudiantes de Enfermería de Chile y Asociación Chilena de Escuelas de Enfermería, tienen convocados azulazos, marchas locales y una gran marcha nacional en día 21 de julio en Santiago, sin descartar acciones futuras más radicales.

En Antofagasta el miércoles 18 de julio se realizará la “2° Plaza Ciudadana” a contar de las 09:00 de la mañana en las calle Prat, Latorre y San Martín y tiene como finalidad educar a la comunidad. Además, el día 19 de julio se realizará una marcha que partirá a las 10:00 de la mañana desde la Seremia de Salud y que tiene previsto finalizar en  la Intendencia.

Jiménez extendió el llamado a enfermeros y enfermeras Profesionales así como también a aquellos que están en formación a no  bajar los  brazos,  y sumó “no tenemos nada en contra de ninguna profesión en particular, es más, respetamos a cada una de las profesiones de salud existentes, las cuales son importantes en sus respectivos ámbitos.”