Esta medio día, fiscalizadores de la Seremi de Salud, encabezados por la titular de la cartera, Rossana Díaz Corro, visitaron el supermercado Santa Isabel, de calle 14 de febrero.  Esto con el objetivo de verificar el cumplimiento del segundo tramo de la Ley 20.606 sobre composición nutricional de los Alimentos y su Publicidad, segmento que establece nuevos límites para los contenidos de energía, sodio, azúcares totales y grasas saturadas.

La Secretaria Regional Ministerial detalló que las nuevas disposiciones reglamentarias de la Ley para este 2018 y que tiene como fin proteger la salud de la población, implican que los límites del contenido de energía se reducen de 350 kcal/100 g   a 300; el Sodio baja de 800 a 500 mg/100 g; los azúcares totales disminuyen de 22,5 a 15 g/100 y las grasas saturadas de 6 a 5 g/100 g, lo que representa un % de incremento de la restricción que varía entre un 14,3 a un 37,5%.  Todo ello con relación a los productos sólidos.

Los cambios respecto de los alimentos líquidos son similares.  Energía de 100 kcal/100 ml a 80; Sodio se mantiene en 100 mg/100 ml; Azúcares totales de 6 g/100 a 5; mientras que las Grasas Saturadas también conservan su límite, es decir, 3 g/100 ml, lo que implica que el porcentaje de incremento en la restricción baja en aquellos nutrientes que sufrieron disminución entre un 16 a 20%.

Publicidad

SUMARIOS SANITARIOS

Destacó que todos los alimentos que se vendan en el comercio se deben ajustar a esta normativa.  Es decir, si exceden los nuevos límites, deben indicarlo, mediante la instalación de los logotipos de color negro.  En caso contrario, la Autoridad Sanitaria se verá en la obligación de iniciar los sumarios sanitarios respectivos al supermercado o al local que los expende, instruyendo el retiro inmediato de los mismos.

La autoridad detalló que todas estas acciones y la normativa fiscalizada, tiene como objetivo, permitir una mejor elección de los alimentos, con una información más clara que permita disminuir el consumo productos con exceso de nutrientes críticos (sodio, azúcares, grasas saturadas) y energía. “Buscamos mejorar la alimentación de la población, y contribuir a la disminución de la obesidad y enfermedades asociadas”, puntualizó.

Subrayó que una encuesta del Instituto de Comunicación e Imagen de la Universidad de Chile, declara que el 92,9% de la ciudadanía reconoce los sellos de advertencia; un 43,8% revisa la presencia de los logos a la hora de comprar, y entre aquellos que adquieren los productos, un 91,6% manifiestan que los sellos influyen en su elección.

INICIO DE FISCALIZACION

Rossana Díaz Corro, manifestó que para este 2018, la Institución que dirige posee un nutrido programa de fiscalización que implica inspecciones tanto a recintos educacionales como a Supermercados, detallando que durante el año pasado, la Secretaría Regional Ministerial de Salud efectuó 74 inspecciones a escuelas con un resultado de 26 sumarios mientras que las fiscalizaciones en los Supermercado fueron 50 con un total de 6 sumarios.

Finalmente, la Secretaria Regional Ministerial, confirmó que la fiscalización al Supermercado Santa Isabel concluyó sin observaciones.