De tensiones proletarias: Chile v/s Colombia

colMucho revuelo han causado los conflictos violentos que ayer se suscitaron en la ciudad de Antofagasta, esto luego de que el marcador del partido Chile v/s Colombia arrojara un empate de 3 tantos al final del encuentro. La explicación más sencilla pareciera ser la “xenofobia”, pero la verdad es que el fenómeno es mucho más complejo.

Para abordar lo ocurrido, es necesario entender, en primer lugar, que este fenómeno no es nuevo en lo absoluto, muchas veces y en distintos lugares se ha usado una instancia como un “partido de Fútbol” para reflejar contradicciones que se arraigan en el plano estructural de una sociedad: a modo de ejemplo tenemos el partido que se jugó en el año 1973 entre Chile y la entonces Unión Soviética pocos días de ocurrido el Golpe de la burguesía militarizada en Chile.

La razón de lo expuesto, radica en que el fútbol aparte de ser un deporte, es una actividad simbólica que pone en disputa a dos naciones. Por tanto, y adentrándonos en el caso particular de Antofagasta: El partido de ayer reprodujo de manera simbólica las tensiones que existen en Antofagasta por la inmigración colombiana.

Publicidad

Para entender la tesis en términos más concretos: el partido de ayer reflejo las tensiones ya existentes en Antofagasta, entre Antofagastinos -no chilenos- y colombianos. Digo Antofagastinos porque las disputas tuvieron un carácter estrictamente local.

El partido de ayer operó como dramatización de la tensión existente, y como escusa para expresarlas de manera violenta bajo la ritualidad del futbol y la pasión que este conlleva.

El fenómeno violento ocurrido, es un fenómeno más complejo que la xenofobia, es la expresión de tensiones que operan en el plano económico, político, social y cultural.

Entender aquello es el primer paso para un análisis profundo en cuanto a las consecuencias de la inmigración colombiana en el imaginario social local, aquella que opera en la infraestructura de nuestra región, y que por tanto, se refleja y reflejará siempre en el aspecto simbólico. Hoy es el Fútbol ¿Mañana qué?.

A modo de reflexión personal, solo queda esperar que el aparato público procese dichas tensiones, y que el pueblo Antofagastino entienda el mal que se oculta tras estas manifestaciones: el nacionalismo más radical, aquel que enfrenta pueblo contra pueblo, olvidando al verdadero enemigo, el sistema que explota al hombre en su conjunto, es allí donde se encuentras las verdaderas tensiones.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here