Con el arte hacemos una mejor ciudad

La Orquesta Sinfónica de Antofagasta nació el 2 de Noviembre de 1962.

La Orquesta Sinfónica de Antofagasta es el orgullo máximo del quehacer artístico local, cuna de grandes maestros y que este año cumple 50 años en un momento muy especial, quizás en una época dorada que podría seguir realzando su leyenda.


Una orquesta sinfónica es una familia de instrumentos que juntos forman las más hermosas piezas que pueden remecer no sólo a un teatro sino el mundo entero con interpretaciones únicas y que superan el tiempo.

Para una ciudad, tener una agrupación de esta envergadura no sólo convoca a los mejores representantes en cada disciplina, sino además refleja un trabajo que traspasa fronteras y que los eleva como el corazón de la música en cada territorio.

Publicidad

Por ello, medio siglo de vida no los cumple cualquiera, menos una institución que está concebida como una de las cinco agrupaciones más importantes del país. La Orquesta Sinfónica de Antofagasta es el orgullo máximo del quehacer artístico local, cuna de grandes maestros y que este año cumple 50 años en un momento muy especial, quizás en una época dorada que podría seguir realzando su leyenda.

Nuestra Corporación formadora de jóvenes talentos tiene el orgullo de tener en sus filas hace más de varias décadas a este grupo de talentosos músicos y docentes que día y noche, ensayos tras ensayos de forma sigilosa atrás de nuestro Teatro Municipal y también en nuestro escenario principal, crean e interpretan famosas piezas filarmónicas y recibiendo a diversos maestros de talla nacional e internacional.

Una instancia que además ha tenido el honor de tener en sus filas a legendarios formadores, quienes dieron su vida para elevar el nivel de esta agrupación orquestal. Nombres de la talla de Juan Rojas Martorell, Terry Lee Hulick,  Joaquín Taulis, Eliseo Santelices, Luis Reygadas, Fernando Guerra, Celso Torres y en la actualidad, Christian Baeza, entre otros, fueron y son músicos de excelencia y que conllevan en el ADN de una agrupación que lejos de morir, está en un momento magistral para convocar a miles de antofagastinos que han crecido con sus interpretaciones.

Los invito a hacer un ejercicio, quienes tengan la oportunidad de escuchar a la OSA, cierren los ojos, definan la pieza musical y déjense llevar, se darán cuenta que cada músico posee una conexión emocional con su instrumento, un lenguaje que los eleva a la condición de fabricante de sonidos armónicos y que divisan una combinación de lo bello que es arte y la emoción de sus sonidos.

Desde la ópera hasta el rock, desde lo clásico a lo contemporáneo, desde lo universal a lo inédito, son parajes que con 50 años de recorrido, siempre nos sorprenden a quienes seguimos su trayectoria por años, y para quienes recién los conocen, una ventana a un mundo maravilloso y que debe estar inscrito en su interés para descubrir algo que les pertenece a todos los antofagastinos.

Al momento de mover la cortina, los primeros movimientos del director y el sonido estruendoso que sale del alma de los músicos y sus instrumentos.  Los invito a ser parte de esta magia, que sólo los grandes pueden interpretar….

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here