Imagen Archivo

Un categórico llamado a participar de los procesos de vacunación y a seguir el ejemplo de las más de 228 mil personas que en la región participaron de las vacunas programáticas y de las campañas de vacunación contra la Influenza y del Sarampión Rubeola, formuló el Jefe del Dpto de Inmunizaciones del Ministerio de Salud, Dr. Fernando Muñoz Porras, quien aseguró en Antofagasta, que las dosis son seguras y que constituyen una importante fórmula para prevenir las señaladas patologías.

El personero, en compañía de la Seremi de Salud, Lila Vergara, detalló que durante el 2015 y en la región, 125.469 personas se vacunaron contra la Influenza; 36.458 en la Campaña contra el Sarampión – Rubéola, mientras que 9.029 niñas de enseñanza básica se protegieron contra el Virus del Papiloma Humano (VPH), mediante la dosis del mismo nombre en el marco de las vacunas programáticas

Objetivos epidemiológicos

Publicidad

No obstante, las citadas cifras no superan el 75% de las coberturas programadas, lo que implica que la región no está cumpliendo con el nivel mínimo que demandan iniciativas de salud pública como éstas y que debieran alcanzar el 90% para lograr los objetivos epidemiológicos esperados.

En ese marco, la Secretaria Regional Ministerial de Salud, Lila Vergara, recalcó por su parte, que las vacunas son seguras y certificadas por el Instituto de Salud Pública (ISP), organismo que ente regulador que las analiza y autoriza su distribución para su debido uso.

Puntualizó que las campañas en las redes sociales que intentan desprestigiar las vacunas que proporciona el Gobierno atentan contra la salud de la ciudadanía, en especial de los niños, destacando que éstas incluyen argumentos infundados y científicamente incorrectos.

Responsabilidad comunal

La Secretaria Regional Ministerial acotó que las comunas y los municipios tienen una responsabilidad y un rol fundamental, respecto del cumplimiento de las vacunas programáticas y de las campañas, puesto que es la Atención Primaria, la encargada de materializar los distintos procesos de inoculación, los que por cierto resultan dispares en la región.   De hecho y a modo de ejemplo, ejemplificó el caso de la campaña contra la Influenza, donde María Elena y Tocopilla alcanzaron coberturas altas del orden del 103, 4% y 95,6% respectivamente, mientras que Antofagasta y Calama no superaron el 72%.