Descubrimiento realizado en Antofagasta abre puertas para encontrar planetas habitables

Tras 79 noches, astrónomos logran “atrapar” al planeta NGTS-11b, el cual traerá un entendimiento más acabado de los sistemas fuera de nuestro sistema solar.

NGTS-11b, que posee la masa y tamaño de Saturno y orbita su estrella cada 35 días, es uno de los cientos de planetas “perdidos” que un grupo de astrónomos está investigando a través de un nuevo método para rastrear y caracterizar objetos astronómicos distantes, una técnica pionera que abre el camino para detectar mundos potencialmente habitables.

El planeta orbita su estrella a 620 años luz de distancia y se encuentra cinco veces más cerca de su “sol” que la Tierra.

El Dr. Maximiliano Moyano, coautor de la investigación y astrónomo del Instituto de Astronomía de la Universidad Católica del Norte, explica que “cada vez se está accediendo a planetas más alejados de sus estrellas, como NGTS-11b, lo que eventualmente va a traer un entendimiento más acabado de lo que son los sistemas fuera de nuestro Sistema Solar”.

Publicidad

Este tipo de estudios y técnicas, detalla el astrónomo, podría llevar a los investigadores a encontrar un sistema planetario análogo al Sistema Solar con la esperanza de poder descubrir un planeta como el nuestro posicionado en la zona habitable y que pueda ser estudiado desde la Tierra.

El planeta fue originalmente detectado por el Satélite de Sondeo de Exoplanetas en Tránsito (TESS) de la NASA, a través del método de tránsito; sin embargo, TESS escanea la mayor parte de las secciones del cielo durante 27 días, por lo que objetos astronómicos con períodos más largos solo transitan una vez por los datos del satélite y terminan perdiéndose.

El equipo científico siguió a uno de estos planetas “perdidos” utilizando los telescopios de la misión de búsqueda de planetas Next Generation Transit Survey (NGTS), dirigida por la Universidad de Warwick y que opera en el Observatorio Paranal del European Southern Observatory (ESO) en la región de Antofagasta.

Tras setenta y nueve noches, los astrónomos finalmente lograron “atrapar” al planeta en tránsito a casi un año del primer tránsito detectado, un descubrimiento relevante que permite encontrar planetas con periodos más largos y más fríos, similares a los presentes en los planetas del Sistema Solar.

NGTS-11b posee una temperatura de 160º C, más fría que Mercurio y Venus, inhabitable por su calor, pero posicionado más cerca de la zona habitable (rango de órbitas que permiten la presencia de agua líquida en planetas o lunas) que otros planetas descubiertos anteriormente cuyas temperaturas superaban los 1000º C.

El uso conjunto de técnicas, datos y mediciones a través de TESS y NGTS, además de otros instrumentos, permiten nuevos descubrimientos como este tipo de planeta, ampliando los conocimientos sobre el cosmos y acercando la posibilidad de encontrar mundos que puedan albergar vida extraterrestre.

“Se está maximizando la eficiencia en el uso de los recursos para generar descubrimientos que van a hacer que nuestro entendimiento del universo sea mucho mejor”, destaca el Dr. Maximiliano Moyano.

El artículo original fue publicado en la revista Astrophysical Journal Letters bajo el título “NGTS-11 b (TOI-1847 b): A Transiting Warm Saturn Recovered from a TESS Single-transit Event” y contó con la participación (en Chile) de los astrónomos Dr. Maximiliano Moyano de la Universidad Católica del Norte; Dr. Rafael Brahm y Dr. Andrés Jordán del Instituto Milenio de Astrofísica (MAS) y de la Universidad Adolfo Ibáñez; Dr. José Vines de la Universidad de Chile; Dra. Melissa Hobson del Instituto Milenio de Astrofísica (MAS) y de la Pontificia Universidad Católica de Chile; y Dr. James Jenkins de la Universidad de Chile y del Centro de Astrofísica y Tecnologías Afines (CATA).