Casa Giménez: Un paseo dominical arquitectónico por Antofagasta

IMG_0511[1]Como un clásico día domingo, Antofagasta descansa y uno se dispone a buscar panoramas recreativos para estos fríos días de agosto. Por eso, me decido a recorrer la ciudad para conocer más acerca de su historia y su riqueza multicultural.

Casa Giménez 

Empecé bajando por calle Baquedano, en la esquina con Matta me encuentro con el imponente Palacio Giménez, más conocido como “Casa Giménez”, construida entre 1923 a 1924, es conocido como un “Pedazo de Sevilla” de la ciudad, construido en el centro, con su maravilloso y detallado juego de azulejos más el toque exótico que dan los arcos de sus ventanas y balcones junto a sus colores y piedras que dan la impresión de estar paseando en una ciudad diferente a ratos cuando uno la mira mucho tiempo. Y es que esa es la magia que tiene esta casa, de dejar que las personas se logren perder en sus detalle, como quien mira un cuadro o una verdadera pieza de arte, no por nada sus dueños decidieron construirla en el corazón mismo de la ciudad.

Publicidad

El edificio es de estilo Neomudéjar, estilo que se reconoce por lo árabico de la invasión musulmana en España que terminó por plasmarse y fusionarse con la arquitectura del lugar, entregando un poco de esta historia a nuestra ciudad con esta casa. La familia Giménez provenientes de Sevilla, encontraron en Antofagasta, una interesante oportunidad a nivel comercial, por lo que decidieron venir a radicarse aquí para comenzar su negocio llamado “Tienda La camelia”. Don Ismael Giménez, cabeza de la familia, estando en Sevilla, conoció un edificio llamado “Ciudad de Londres” con el que quedó pasmado teniendo como visión que así sería su nueva tienda y casa de residencia en Antofagasta, colocándose en contacto con el arquitecto para comenzar la obra en el nuevo continente, convirtiéndose esta casa en la única obra realizada por los arquitectos José Espiau y Muñóz en Latinoamérica.

La construcción es una suerte de réplica de la casa comercial sevillana “Ciudad de Londres” esta  es mucho más alta y maciza, además de contar con una torre extra, a diferencia de la anterior.

Su interior

El recinto cuenta con 6 pisos incluyendo la terraza y fue la primera en tener ascensor en el norte del país. Los dos primeros pisos se consideraban para el comercio y la atención de público, el tercero para sastrería, tienda y juguetería, el quinto para residencia familiar y el sexto sería la terraza y salón de té.

IMG_0507[1]Dentro de la casa se encuentran murales o frescos del Pintor Iquiqueño Sixto Rojas Acuña quién también fue dirigente de los Derechos Obreros y pintor del extenso cielo del salón principal de lo que hoy conocemos como la Casa de la Cultura.

“Se podrá caer la ciudad, antes que mi casa” 

La imponente Casa Giménez es parte de los comienzos de la ciudad, del apogeo comercial de inmigrantes que llegaron durante y luego de la primera y segunda guerra mundial, buscando nuevos horizontes, dejando en la ciudad pequeñas pistas de referencia a cómo eran sus países y ciudades de origen, logrando así convertir esta ciudad en un recorrido de eternos encuentros con las diferentes culturas que aquí conviven para ampliarnos y conocer más del extranjero. Es justo eso lo que esta casa simboliza, ubicada en medio del centro de Antofagasta.

Ya lo dijo Don Ismael Giménez, “Se podrá caer la ciudad, antes que mi casa” y es que ni la una ni la otra podrían existir por sí solas. La ciudad se creó en base a inmigrantes y esa es la esencia y belleza de la ciudad hasta el día de hoy.