“Solo amando a la tierra es posible apreciar las diferencias y sutilezas que nos entrega la naturaleza, las historias que resuenan desde el ayer nos permiten conocer nuestras raíces en el hoy. Los colores que inspiran esta expresión artística, resuenan en el cielo del desierto, animados por el reflejo del sol que en cada lugar permite apreciar las tonalidades y maravillarnos de cada paisaje que nos rodea”.

Mientras las paredes gritaban este mensaje en la Galería de Arte Pablo Neruda de Calama, las pinturas reflejaban historias de nuestros antepasados que con objetos típicos lograban representar a los más de 5 mil años que se han petrificado en la historia del Loa.

WhatsApp Image 2018-11-05 at 20.43.04

Publicidad

Dorys de María, pintora de algunas obras en exposición acotó que la idea de los cuadros es mostrar todo lo que se ve en Calama y su cultura autóctona. “En la zona del interior se pueden encontrar petroglifos, pinturas rupestres de más de 5 mil años que pocos conocen por las locaciones. Es por eso que decidimos tomar las características de los petroglifos, los objetos típicos y plasmarlos en pinturas, que con el tiempo de elaboración llamaríamos “armonía de nuestra tierra”.

WhatsApp Image 2018-11-05 at 20.43.04(8)

Los colores naranjo, amarillo y celeste que han pasado por décadas de representaciones culturales todavía reflejan el compromiso y amor por nuestras tierras. “Para nosotros estos colores son lo más importantes, son tintes que representan con el sol y su energía, la tierra y la greda a nosotros y a quienes estuvieron en estos lugares” acotó una de las expositoras, Lodra Araya.

Además, las 3 expositoras tuvieron que estudiar los petroglifos de la zona para armarse de una idea y lograr plasmar lo más fielmente posible estas obras y llevarlas a la ciudad. “Comenzamos a usar los colores típicos de acá, dibujamos distintas técnicas para representarlo y al final queríamos poner el alma calameña y de nuestros antepasados” explicó la tercera expositora, Mirta Tomasevic.

El ambiente se llenaba de agradables charlas entre los participantes, aunque no todo fue perfecto, el apoyo de la municipalidad no se hizo notar, incluso le cambiaron la fecha de presentación de los cuadros por conveniencia de las entidades públicas, suceso que lamentaron las expositoras de la Agrupación Matices, quienes esperaban una allegada mucho más grata y una presentación que definiera el espacio para que las personas fueran a ver las obras de arte y disfrutaran con un coctel, el cual, tuvieron que elaborar ellas mismas.