Los primeros resultados de dos estudios realizados en Antofagasta tendrán su primer informe general en Enero del próximo año y en Agosto los resultados finales. Los análisis diagnosticarán el riesgo ambiental y confirmarán o descartarán la presencia de polimetales en la comuna.

La investigación engloba a dos estudios: “Diagnóstico de riesgo ambiental de Antofagasta”, dirigido a conocer fuentes activas de contaminación y medir su aporte; y por otro el “Plan piloto de polimetales y perfil epidemiológico de Antofagasta”, que busca confirmar o descartar presencia de metales pesados en residentes de la comuna.

Fue la ministra de medio ambiente, Carolina Schmidt, quien confirmó que el resultado del primer estudio “sale en agosto del próximo año y en enero tendremos la primera información general, con los niveles de material particulado (MP), tanto MP2.5 y MP10. Esto nos permitirá tomar medidas muy dirigidas a las zonas que están sufriendo algún problema“, publicó El Mercurio de Antofagasta.

Publicidad

La ministra además señaló que “Todos reconocen que en Antofagasta ha habido grandes avances en materia medioambiental”

Cuestionamientos

El Colegio Médico, desde un principio, ha cuestionado los índices que arrojan los exámenes de sangre y orina, manteniendo que un examen en uñas o pelo podría ser más certero en detectar el daño provocado por este tipo de contaminación.

“No estamos en Puchuncaví ni estamos respirando gases, nuestro aire no es malo, pero sí tenemos las calles contaminadas producto de estas actividades de transporte y acopio dentro del puerto”, señaló Hugo Benitez, vocero del Colegio Médico de Antofagasta.

Por su parte la diputada Catalina Pérez manifestó su disconformidad con la visita de la ministra y algunas de sus declaraciones.

“No podemos decir que ha habido avances profundos en material ambiental en Antofagasta cuando las principales problemáticas de la región no han sido resueltas” declaró la parlamentaria, Catalina Pérez (RD)

Catalina Pérez, Diputada por el distrito 3, Antofagasta
Catalina Pérez, Diputada por el distrito 3, Antofagasta

“los cambios y avances en esta materia han sido, en su mayoría, superficiales e insuficientes. Calama lleva esperando diez años por un plan de descontaminación. Mejillones a pesar de tener 8 termoeléctricas que operan a carbón, aun no es declarado zona saturada y Tocopilla aun resiente décadas de contaminación producto de este tipo de industrias. Esos son parte de los problemas de fondo que no han sido resueltos y en los que la comunidad siete que no hay ningún avance, sino más bien, retrocesos si es que no olvido por parte de las autoridades”. Puntualizó la diputada englobado la problemática a toda la región.