Estudiantes de Antofagasta conocieron las lagunas altiplánicas y sus alrededores 

Fue un viaje único y estimulante por diversos parajes del Desierto de Atacama junto a un grupo de 30 estudiantes del Liceo Andrés Sabella Gálvez, que se ganaron el derecho a participar en esta verdadera travesía, luego de obtener el primer lugar del torneo “Inter Escolar: conocimientos y desafíos” organizado a mediados de agosto por el municipio a través del programa Antofagasta Joven.

En tres días intensos, los jóvenes conocieron las lagunas Miscanti y Miñiques, ubicadas en el altiplano chileno a más de 4.100 metros de altura, también los poblados de Socaire y Toconao, empapándose de la cultura Lickan Antai; recorrieron las cavernas y dunales en el  Valle de la Luna, y desde ese místico lugar contemplaron un inigualable crepúsculo que maravilló y sorprendió con su mescolanza de colores en el ocaso del día.

Esta iniciativa entrega conocimientos y experiencias a los jóvenes estudiantes, en el ámbito del patrimonio, fauna y flora endémica, así como también, es la instancia para recorrer sitios de interés turístico de la región.

Publicidad

Al respecto, el Coordinador de Antofagasta Joven, Eduardo Videla destacó esta iniciativa enfocada en establecimientos de educación municipal “el balance es positivo, porque logramos que jóvenes de la ciudad conocieran sitios que para ellos eran desconocidos, solo lo habían visto por fotografías y el hecho de recorrerlos, conocer su importancia ambiental y patrimonial ya es importante para ellos, se van con una experiencia nueva para sus vidas”, sostuvo.

En este contexto, Maximiliano Olivos de 16 años, se mostró contento con este viaje al interior de la región “estuvo súper bueno, entretenido, compartí con mis compañeros, estuvo todo bien, en la  planificación, conocer estos lugares es impresionante, sobre todo el Valle de la Luna, que es muy bonito, sus dunas, las formaciones de los cerros y el atardecer”.

De esta manera, a través de este tipo de iniciativas se promueve la integración escolar con todos los entes que interactúan en el proceso de formación de los jóvenes, lo que permite un mejoramiento de la convivencia escolar en el cotidiano.