“Las Panteras”: una gran familia del hockey césped en el norte de Chile

IMG_3636El hockey césped es un deporte que se instaló en la ciudad de Antofagasta arrastrando consigo a más de un centenar de niños, jóvenes y adultos tanto hombres como mujeres de todas las edades, que conforman hoy una gran familia que cada día crece.

Un deporte que se ha masificado gracias a ejemplos como el de “Las Diablas”, selección nacional femenino de hockey césped, que el año pasado peleó con osadía y corazón un cupo al mundial de Londres 2018, que aunque no logró obtener, potenció esta práctica principalmente entre las mujeres de todo el país.

Con su similar en la perla del norte, “Las Panteras”, son el club de hockey más importante de la zona norte, con más de 125 inscritos entre hombres y mujeres, de los cuáles 90 son jugadores activos, en varias ocasiones han ganado los campeonatos de la autodenominada “liga local”  en sus diversas categorías, sobre todo entre los 10 y los 14 años donde son líderes absolutos.

Publicidad

De hecho, el año pasado viajaron a Argentina para ser parte de un campeonato donde obtuvieron el cuarto lugar frente a equipos sudamericanos con mayor tradición y años de entrenamiento. Esto, toma más mérito si consideramos que en Argentina el deporte es una de las actividades que lidera en la comunidad y a nivel mundial son potencia indiscutida con campeonatos mundiales y medallas olímpicas.

Por ello, tampoco dudaron cuando hace cinco años convocaron al entrenador trasandino  Lucas Fadell que hoy tiene solo 27 años y con quien entrenan las categorías sub 10 y sub 12, además de ser el director técnico del club, es actualmente integrante de la selección nacional de hockey de Chile.

El joven entrenador se ha convertido en todo un referente para los estudiantes que entrenan bajo su instrucción, y con los años su cariño por las pequeñas jugadoras y el club se ha consolidado, a tal punto que ya se siente en casa.

“Me siento parte de Chile y desde siempre me gustó Antofagasta, especialmente por la playa y principalmente por el cariño que le tomé a las niñas que son parte del club y con quien comparto a diario, y por ello me siento parte de una gran familia”, aseguró.

El joven entrenador trabaja con entusiasmo con los integrantes de esta gran familia llamada “Las Panteras”, y divide su tiempo entre Antofagasta y Santiago, ya que debe asistir a los entrenamientos de la selección nacional y a la vez, seguir instruyendo a las jóvenes jugadoras antofagastinas.

COMPAÑERISMO

De la misma manera lo expresan los apoderados, niñas  y niños que participan en el club. Marcela Olivares, madre de Magdalena Leiva de 12 años y jugadora desde el 2016, aseguró que es de gran valor el inmenso compañerismo y unidad que existe entre las niñas y sus familias.

“Mi hija se hizo amiga de las demás niñas desde el primer día. Hay un compañerismo que se siente y que hace que el club funcione como una gran familia, donde cada apoderado participa con entusiasmo junto a sus hijas”, explicó.

“De hecho, Magdalena quiere seguir jugando porque más que una obligación ella viene con ganas, porque más que un equipo es un grupo de amigas. Y para los apoderados es una gran tarea de apoyo que hacemos con mucho amor”, dijo Marcela.

HOCKEY

Vivir en el desierto no fue impedimento para que este deporte se instalara en la “perla del norte” a pesar que se juega sobre hierba natural o artificial, con un stick (palo), el cual posee una cara plana y una curva y con una bocha o pelota hecha de etileno (plástico macizo). Mientras que la cara plana del palo se utiliza para poder detener, pasar y golpear la bocha, la utilización de la cara curva del palo está prohibida.

El palo se lleva con la mano izquierda en el extremo, y la mano derecha en el medio (para sostener el palo). Para que un gol sea válido un delantero debe golpear la pelota dentro del área (semicírculo). La duración del partido es de cuatro cuartos con 2 minutos de descanso. Salvo entre el 2do y 3er cuarto son 15 minutos, controlados por cuenta regresiva, de modo que cuando fuese necesario, se puede detener.

Estas son las principales características del hockey, que bien maneja Gonzalo Tornero, actual presidente del Club Deportivo Hockey Panteras desde el 2015 y quien concreto la personalidad jurídica y la inyección de recursos, entre otros avances.

“En estos dos años hemos ordenado el club en cuanto a su administración económica, generando mayor participación de los apoderados, además se legalizó todo su funcionamiento y se le inyectaron recursos generando actividades formales como la Copa Panteras Hockey 2015, que se financió con el 2%FNDR Deporte, además de la participación en un torneo en Santiago y la realización de la escuela de verano el 2016”.

COMPLEJO DEPORTIVO

Actualmente el club es parte de la Red Deportiva de Las Almejas, aunque reconocen que una de sus principales falencias son la falta de una cancha a disposición completa para esta disciplina, por ello sueñan con tener un complejo deportivo integral dedicado en lo esencial a la práctica de este deporte simple, apasionante y familiar.

“Soñamos hace tiempo con un espacio deportivo integral donde puedan entrenar nuestros niños y niñas, para potenciar esta disciplina porque hay gran talento e interés en la ciudad y sin lugar a dudad podemos hacer grandes cosas. Es clave pensar que es uno de los deportes con mayor crecimiento en los últimos años y tanto los organismos deportivos y públicos a nivel nacional lo han destacado y colocado como una de las prioridades en el desarrollo deportivo País. Se vienen juegos Panamericanos y Olímpicos y en ambos el Hockey Césped Chileno se espera se haga presente y desde Antofagasta tenemos una gran oportunidad de ser parte de este desarrollo”, aseguró Tornero.

De esta manera, el Hockey se está transformando en una disciplina deportiva atractiva para la ciudad y una alternativa con grandes proyecciones para niñas, niños y jóvenes que junto a sus familias ven en él una manera sana y amistosa de realizar una práctica deportiva, donde la unidad, el compañerismo y la autogestión son imprescindibles.