Estudiante acusó abuso sexual y el Instituto la sancionó: Compañeros acordaron tocarla como “un desafío”

La Corte Suprema otorgó protección a la menor de -en ese entonces- 13 años que tras nulo apoyo del establecimiento, reveló en redes sociales el abuso sexual, siendo sancionada por "funar" a tres alumnos bajo el protocolo de Bullying. En resolución, la adolescente "se encuentra amparada por libertad de expresión".

La Corte Suprema acogió recurso de protección para una estudiante del Instituto Alemán, en Puerto Montt, quien habría sido sancionada por el establecimiento, tras denunciar en sus redes sociales el episodio de abuso sexual que sufrió por parte de tres de sus compañeros.

El hecho sucedió en el año 2019, cuando la alumna tenía tan solo 13 años y en 2020, tras soportar la incomodidad durante meses, decidió conversar con sus padres para denunciar lo ocurrido. “Empezó con cambios radicales, a comer en forma exagerada, con ansiedad y con cosas de no ir a clases”, comentó su padre al medio El Llanquihue.

En ese momento deciden gestionar la denuncia con el Instituto, activando un protocolo de Bullying sin mayores resultados, por lo que llegan con el caso hasta el Tribunal de Familia y la joven revela lo sucedido a través de su Instagram.

Publicidad

En respuesta, los padres de los tres acusados, se querellaron contra la afectada por, ser una “campaña de desprestigio” y “ofensivo contra los niños”, por lo que interpusieron una denuncia en la Superintendencia de Educación, entidad que multó al recinto estudiantil con 51 UTM. Además de solicitar apoyo en la Corte Suprema, la cual acogió el recurso de protección, resolviendo que, “si se trata del relato personal de la supuesta víctima en las publicaciones, no es posible sostener que el relato pueda ser considerado una afectación al derecho a la honra de los sujetos denunciados, pues se trata de una experiencia de vida, de carácter privado, que la supuesta víctima ha decidido hacer pública, por sus propias razones, y que se encuentra amparada por la libertad de expresión…”

Lo que provocó que uno de los tres acusados confesara que se trató de “un desafío” que acordaron entre los compañeros, cambiándose posteriormente de escuela.

En tanto, el padre de la adolescente expresó que la resolución “fue un verdadero tapabocas para el colegio. Como familia nos sentimos muy conformes y seguimos adelante, porque llevamos dos años sufriendo con esto”.

Ante esto, el medio sureño aseguró que el instituto contestó, condenando cualquier acto de connotación sexual, por lo que “siempre estamos actualizando los protocolos en virtud del bienestar de toda la comunidad”.