¿Qué son los Pandora Papers y cuál es su vínculo con Sebastián Piñera?

Este 03 de octubre, salió a la luz pública una investigación periodística internacional en la cual se revelaron distintos documentos que evidencian la participación de distintas entidades públicas en paraísos fiscales. En el caso de Chile, dicha documentación expuso a Sebastián Piñera, junto a su mejor amigo Carlos Délano, pues estarían involucrados en la compraventa del polémico proyecto minero Dominga.

Durante la jornada de este domingo 03 de octubre, salió a la luz pública una investigación periodística internacional en la cual se revelaron distintos documentos que evidencian la participación de distintas entidades públicas en paraísos fiscales. En el caso de Chile, dicha documentación expuso a Sebastián Piñera, junto a su mejor amigo Carlos Délano, pues estarían involucrados en la compraventa del polémico proyecto minero Dominga.

El llamado “Pandora Papers” es una exhaustiva investigación realizada por múltiples periodistas alrededor del mundo que decidieron colaborar entre sí para desenmascarar a las personas que son partícipes de los paraísos fiscales. A su vez, es coordinada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ). Entre quienes participan se encuentran, políticos, gente con cargos públicos, celebridades, artistas, deportistas, entre otros, incluso hay pruebas de que también hay espías involucrados.

Esta es una de las mayores colaboraciones periodística internacional de la historia, debido a que participaron más de 600 periodistas, que pertenecen a un total de 151 medios de 117 países distintos. En este contexto, según la información recopilada por CIPER, medio de comunicación encargado de revelar la información al país, indicó que la investigación contiene 11,9 millones de documentos que prueban la participación de distintas entidades en operaciones realizadas en paraísos fiscales, además de las fortunas que ocultan los súper ricos.

Publicidad

Dicho esto, es necesario mencionar que se habla de paraíso fiscal, cuando en ciertos países pequeños o territorios en el mundo, tienen una baja o nula acción tributaria, entonces las grandes empresas llegan a estos lugares para dejar sus ganancia y no imponer en sus respectivos países de origen, esto lo hacen en el anonimato para mantener en secreto la identidad de los involucrados. Esta es una gran problemática para los gobiernos, pues no pueden seguir el rastro del dinero, lo que causa delitos graves como el fraude y actos de corrupción.

Por otro lado, toda la información que se recopiló en esta investigación reúne antecedentes creados en 1996 hasta 2020, incluso hay algunos archivos provenientes de 1971. Cabe mencionar, que el total de los involucrados en Pandora Papers, asciende a la cantidad de 130 billonarios de 45 países, por otra parte, aparecen 336 políticos y funcionarios públicos, de los cuales se encuentra el Presidente de Chile, Sebastián Piñera.

Sebastián Piñera y su vínculo con la investigación

Gracias a los datos recopilados en esta investigación, en el caso de Chile a cargo de CIPER y Fundación Labot, quedó en evidencia la operación que involucra a Sebastián Piñera y Carlos Alberto Délano en la compraventa del proyecto de la Minera Dominga, uno de los temas más comentados últimamente en el país debido a su negativo impacto medioambiental. Esta situación se habría llevado a cabo en 2010, en las Islas Vírgenes Británicas.

Cabe recordar que el proyecto de la minera, fue aprobado en agosto este año (2021) por la Comisión de Evaluación Ambiental de Coquimbo, a pesar de todas intervenciones por parte de organizaciones y fundaciones medioambientales, esto trajo una ola de críticas hacia el Gobierno de Piñera y su nula reacción ante la problemática, pues era y es de público conocimiento el impacto negativo que este tendría para la fauna marítima, precisamente esto es lo que agrava la situación vinculante del presidente con la compraventa del proyecto.

Según la información principal, la familia de Piñera, hasta el 2010, era uno de los principales accionistas del proyecto, dueño de un 33% de las acciones, esto sumado al porcentaje de la familia, de su mejor amigo, Carlos Délano, hacían un total de 56%. Luego, a finales de 2010, Délano compró por 152 millones de dólares todos los porcentajes de los socios, incluido el de Piñera.

Sin embargo, una de la problemáticas surge, debido a que Délano firmó en Chile el acta de la compra por 14 millones de dólares, es decir 138 millones menos por lo que realmente había comprado sus acciones. Ahora bien, esta cantidad, los 138 millones de dólares, fueron registrados en las Islas Vírgenes Británicas.

La transacción se pagaría en tres cuotas, una en diciembre del 2010, la segunda en enero de 2011 y finalmente la tercera se debería pagar en diciembre de 2011. Para finiquitar la transacción la única condición era que el Estado no podía declarar reserva natural el sector donde se desarrollaría el proyecto Dominga. Justamente, en estos años Sebastián Piñera, estaba realizando su primer periodo como Presidente del país, “coincidentemente” Piñera no promovió la protección ambiental de la zona en ese año, lo que provocó que la tercera cuota fuera pagada.

Finalmente, tanto Piñera como Délano han respondido ante estas acusaciones indirectamente, con algunos representantes que hablan por ellos. Por su parte, Nicolás Noguera, gerente general de Bancard, indicó que el mandatario no podría estar al tanto de la compraventa del proyecto, ya que no maneja sus negocios hace 12 años y en cuanto a los cuestionamientos que rodean a la última cuota, prefirieron no referirse.

En tanto, los asesores de Délano explicaron que cumplieron con todas las obligaciones de declaraciones y/o pago de impuestos que eran aplicables en esa operación, además que estructuraron la propiedad en las Islas Vírgenes Británicas porque la intención inicial era vender el proyecto a inversores extranjeros.