Termina prohibición contra gays y lesbianas para donar sangre en Chile

Nueva norma terminó definitiva y formalmente con las reglas que impedían a las personas donar sangre en bancos públicos y privados en razón de su orientación sexual.

La prohibición a las personas para donar sangre en razón de su orientación sexual homosexual o bisexual, considerada una de las discriminaciones más graves contra las minorías sexuales en Chile, llegó hoy a su fin con la emisión de un nuevo reglamento que “hace historia contra las exclusiones y se adecúa a la ley Zamudio”, informó hoy el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh).

Tras variadas denuncias de restricciones reportadas por el Movilh y un trabajo conjunto de esa organización con el Ministerio de Salud (Minsal), el Gobierno emitió la denominada “Norma General Técnica que regula el procedimiento de atención a donantes de sangre”.

En el texto, autorizado por el ministro de Salud, Jaime Mañalich a comienzos de año y que inicia desde hoy su difusión pública, se establece en forma explícita que “la selección de donantes debe basarse en criterios estrictamente técnicos y de seguridad para donantes y potenciales receptores, sin que puedan oponerse condiciones de discriminaciones arbitrarias en materia de compensación, orientación sexual, política, religión o de cualquier otra índole”.

Publicidad

En tanto, la prohibición a personas con conductas sexuales se riesgo, que en la norma anterior y en las reglas internas de los servicios de salud recaía en forma automática sólo en gays, lesbianas y bisexuales, ahora es extendida claramente a toda la población, al margen de su orientación sexual.

“Si el comportamiento sexual de los donantes los expone al riesgo de infecciones que se puedan adquirir a través de la sangre, deben ser excluidos”, indica la norma, precisando que para todos los efectos se prohibirá la donación a quienes han tenido conducta sexual de riesgo con más de una pareja en los “últimos 12 meses, independiente de la orientación sexual”.

Se añade que “la donación de sangre es un acto altruista, voluntario y de la más alta solidaridad humana, que reviste la mayor relevancia sanitaria, en tanto los elementos que con ella se proveen son utilizados al interior de los sistemas de salud, para su aplicación en diversas situaciones clínicas”.

Desde ahora los potenciales donantes seguirán pasando por un proceso similar al del pasado, es decir deberán responder un cuestionario estructurado y una entrevista.
El 2003 el Movilh inició la lucha contra las explícitas exclusiones que impedían donar sangre a quienes “tuviesen relaciones sexuales con personas de su mismo sexo” y fue resolviendo en algunas oportunidades las discriminaciones de manera puntual, específica.

“La norma emitida ahora es de especial e histórica relevancia, por cuanto es aplicable de manera formal y oficial a todos los bancos, tanto públicos como privados, no estando permitidos los actos o exclusiones arbitrarias o discrecionales”, sostuvo el Movilh.