Expertos analizan fórmulas para cambiar la constitución de Pinochet

Debate que tuvo como panelistas a figuras como Patricio Zapata, Giorgio Jackson, Francisco Zúñiga y Fernando Atria, se desarrolló en el marco del seminario “Cambio político y experiencia comparada de procesos constituyentes” realizado por la Universidad Central y la Fundación Chile 21.

¿Es posible instaurar una asamblea constituyente en Chile? Fue la interrogante que trataron de dilucidar especialistas nacionales e internacionales, que se dieron cita en la Universidad Central, en el marco del seminario “Cambio político y experiencia comparada de procesos constituyentes”.

Durante el encuentro, que fue realizado en conjunto por la UCEN y Fundación Chile 21, los panelistas concordaron en que lo que ha llevado a Chile a poner el tema en la palestra es una crisis de legitimidad política, económica y social, que ha generado el distanciamiento entre la ciudadanía y el mundo político y los ya conocidos movimientos sociales de los últimos años.

En la discusión participaron Carlos Ominami, presidente honorario de la Fundación Chile 21; Giorgio Jackson, ex líder estudiantil; Fernando Atria, profesor derecho constitucional y Osvaldo Torres, decano de la Facultad de Ciencias Sociales UCEN. La experiencia internacional fue aportada por Dalmo Dallari, profesor constitucionalista de la U. Sao Paulo (Brasil); Carlos Gaviria, ex presidente de la Corte Constitucional de Colombia y Roberto Viciano, profesor derecho constitucional de la universidad Valencia (España).

Publicidad

Las fórmulas

El abogado constitucionalista Patricio Zapata intervino en el panel “Desafíos y posibilidades para un proceso en Chile”, donde indicó que “la búsqueda de una Constitución legítima y eficaz es una preocupación mundial”, planteó que la actual carta magna chilena es “ilegítima” y que para lograr que sea válida es necesario “considerar a la derecha, no podemos actuar como si no existiera”. “El mejor sistema para un cambio es la asamblea constituyente, que surge de un gran acuerdo y se ciñe a las reglas de los que piensan distinto” y redistribuye del poder, afirma Zapata.

En tanto, el profesor de Derecho e integrante de la comisión constitucional de Michelle Bachelet, Fernando Atria, puntualizó que antes de pensar en soluciones “hay que tener claro el origen del problema y que las instituciones juegan con trampa, así que pase lo que pase gana la derecha”.

Por lo mismo, dijo que hay que pensar que este debate se da con pleno empleo y alto crecimiento y que sería distinto en una situación contraria. Agregó que “enfrentados a una institucionalidad que neutraliza al pueblo, lo que hay que hacer es buscar la forma de manejar esa institucionalidad para escuchar la voz del pueblo”.

En cambio, Giorgio Jackson, líder estudiantil y candidato a diputado por Santiago Centro, planteó que todo cambio a la Constitución debe ser legitimado a través de la participación ciudadana y que no hay que pensar que este proceso corresponde solo a la “izquierda”.

Agregó que duda que quienes han detentado el poder en estos 30 años quieran participar y que con el buen momento económico y precio del cobre es el momento de iniciar el proceso y señaló que hay procesos regionales de los que se deben sacar las experiencias positivas.

El ex senador Carlos Ominami se mostró optimista de lo que pueda pasar y valoró que en los últimos 12 meses se ha avanzado más que en los últimos 12 años en el debate hacia un cambio en la Constitución. Sin embargo, reconoció que “un parlamento binominal no es la instancia para resolver el problema y esta será la séptima elección binominal en que todos dicen que el mecanismo no es el más indicado, pero persiste”.

El ex parlamentario llamó a los candidatos a la presidencia a comprometerse a que una de sus primeras medidas sea enviar un proyecto para someter a consulta o plebiscito la necesidad de una nueva Constitución.

En este cuadro, el seminario se constituyó en una instancia para discutir los fundamentos del cambio constitucional en Chile a la luz de la actual realidad político – institucional, pero también a partir de los distintos elementos que aporta la experiencia internacional en una de sus modalidades: la asamblea constituyente.

Respecto de la realización del seminario, el rector centralino, Rafael Rosell, afirmó que “la Universidad Central se ha planteado el reto de transformarse en un polo, donde la intelectualidad, los centros de pensamiento, los líderes, la academia y las ciencias sociales pueden hacer su aporte con pluralismo, diversidad y diálogo”.

En tanto, la directora ejecutiva Fundación Chile 21, María de los Ángeles Fernández, manifestó que “en Chile hoy existe un ambiente general sobre las posibilidades de transitar desde la constitución heredada de los años ochenta a una nueva que sea representativa del pueblo chileno. Existe un cúmulo de problemas que afectan a Chile que antes se escondían bajo la alfombra y ahora saltan a la palestra”.