Bachelet lidera sin contrapesos y Parisi está a punto de superar a Matthei

A un mes de las elecciones, la candidata de la Nueva Mayoría alcanza un 44,4% en un escenario de abstención electoral media, mientras que Matthei alcalza un 14,3% y Parisi un 11,3%. Marco Enriquez-Ominami sumó un 6,7% de intención de voto y Marcel Claude un 5%.

bachelet parisi

Michelle Bachelet lidera cómodamente las preferencias electorales de cara a las elecciones del 17 de noviembre y Franco Parisi estaría a punto de superar a Evelyn Matthei en el segundo lugar. Esos fueron los resuldados que dio a conocer la última encuesta de la Universidad Diego Portales, cuando queda menos de un mes de las próximas elecciones.

El estudio sostiene que, en el caso de una participación máxima de 66,6% y ante la pregunta “si las elecciones presidenciales fueran el próximo domingo, ¿por quién votaría usted?”, Bachelet se impone cómodamente con el 44,4%, seguida muy de lejos por la ex ministra del Trabajo con 14,3%, Parisi con  11,3%, Marco Enríquez-Ominami con 6,7% y Marcel Claude con 5,0%.

Publicidad

Y en un escenario hipotético de una participación del 100%, la abanderada de la Nueva Mayoría aparece con el  37,7%, mientras que la distancia de Matthei con Parisi se reduce a menos de dos puntos, con 12,3% contra 10,6%, respectivamente.

Más atrás, en el tercer lugar, aparece ME-O con 7,0% y Claude con 3,8%. El estudio no consideró los candidatos que marcan menos de dos puntos, grupo que conforman en este caso Ricardo Israel, el ex diputado Tomás Jocelyn Holt, la abanderada del partido Igualdad Roxana Miranda, y el representante del partido Ecologista Verde Alfredo Sfeir.

Dada la incertidumbre en los niveles de participación, la encuesta consideró tres escenarios adicionales. El primer escenario, de participación electoral máxima, considera a quienes respondieron que sí irían a votar, equivalente al 66,6% de la muestra. En este escenario, Bachelet obtiene 44,5%; Matthei 14,3%; Parisi 11,3%; Enríquez-Ominami 6,7%; y Claude 4,9%. Un 16,5% señaló que no votaría por ninguno, o bien, no sabe ni contesta.

El segundo escenario, de participación electoral intermedia,  corresponde a quienes respondieron afirmativamente a la pregunta anterior y además aseguraron que están “totalmente seguros” o “seguros” de ir a votar: 58,2%. En este escenario, Bachelet obtiene 45,4%; Matthei 15,2%; Parisi 11,5%; Enríquez-Ominami 7%; y Claude 4,4%. Un 14,4% señaló que no votaría por ninguno, o bien, no sabe ni contesta.

El tercer escenario, de participación electoral baja, se basa en un indicador más exigente. Considera a los encuestados que afirman que irán a votar, que están “totalmente seguros” o “seguros” de hacerlo, y que en la escala de probabibilidad de votar (de 0 “nada probable” a 10 “muy probable”), se ubican en los casilleros del 6 al 10. En este caso, la cifra baja a 51,4%. Y las preferencias electorales se distribuyen de la siguiente manera: Bachelet 45,2%; Matthei 15,9%; Parisi 12%; Enríquez-Ominami 7,3%; y Claude 4,6%. Un 13% señaló que no votaría por ninguno, o bien, no sabe ni contesta.

Aprobación presidencial y atributos del Presidente

El sondeo también midió los atributos presidenciales, ratificando la baja aprobación de Piñera con un 33,3%, cifra casi idéntica a la arrojada por la Encuesta Nacional UDP del primer semestre de 2013 (33,2%). En definitiva, el Presidente obtiene: en capacidad para representar a Chile en el extranjero, 4,3; en honestidad 4,1; en firmeza en la toma de decisiones, 4,0; en capacidad para lograr acuerdos con la oposición, 3.8; en capacidad para resolver los problemas de la gente, 3,9.

Desafección y personalización de la política

Uno de los resultados más relevantes de la Encuesta es la no identificación con partidos y coaliciones políticas. El 80% de los entrevistados no se identifica con ninguno de los partidos políticos, la cifra más alta observada desde que se inició la serie de la Encuesta Nacional UDP, en 2005. En tanto, el 71,8% no se identifica con ninguna coalición política. En cambio, la no identificación en la escala izquierda-derecha disminuyó del 38,1% al 34,2% respecto de la medición del primer semestre. Es decir, existe una mayor politización dado el escenario electoral, pero ésta no se traduce en apoyo a los partidos o a las coaliciones.

A lo anterior se suma la baja confianza en las instituciones representativas como los partidos políticos (7,1%) y el congreso (9,3%). Las instituciones que presentan incrementos más significativos son la Iglesia Católica (de 24% a 28,7%) y las Municipalidades (de 28% a 33%).

Esta combinación de alta desafección y baja confianza en las instituciones despeja el terreno para el surgimiento de liderazgos personalistas, fuera de los partidos políticos tradicionales. Lo anterior explicaría el fuerte discurso anti-política presente en el ciclo electoral 2013, la proliferación de candidaturas presidenciales, y la enorme brecha que existe entre el apoyo a Bachelet  y el repaldo a los partidos de la Nueva Mayoría.

Reforma política en la palestra

También se solicitó a los entrevistados señalar la importancia de algunas reformas políticas específicas, graduándolas en una escala de 1 a 7. De acuerdo a los promedios de cada una, las tres reformas políticas más relevantes son: la reforma para sacar del cargo a un alcalde que no cumple con sus promesas (5,8); una reforma para establecer una nueva constitución (5,5); y la reforma para cambiar el sistema electoral binominal (5,4).

Estatismo y educación: ¿Educación gratuita para todos?

Respecto del rol que debiese ocupar el Estado en una serie de ámbitos, se mantiene una alta preferencia a favor de que el Estado cumpla un rol relevante en aspectos críticos. Una amplia mayoría considera que el transporte público urbano debiese estar en manos de una empresa estatal (70%), que debiesen haber más bancos estatales (75%), que debiese existir una AFP estatal (81,2%) y que debiesen existir farmacias estatales (82,6%).

Asimismo, el  53,4% de los encuestados se mostró inclinado a que los colegios particulares subvencionados pasen a manos del Estado, mientras el 56% estuvo de acuerdo con que ocurra lo mismo con las universidades privadas.

Por otra parte, los encuestados se muestran divididos frente al alcance de la eventual gratuidad de la educación superior. Mientras el 42% se mostró de acuerdo con la afirmación que la educación superior (universitaria y técnica profesional) debiese ser gratuita para todos, un 55,5% indicó que ésta debiese ser gratuita sólo para los que no pueden pagar. Hay grandes diferencias según nivel socioeconómico. El 61,7% de los encuestados de nivel bajo está de acuerdo con que la educación debiese ser gratuita sólo para los que no pueden pagar, porcentaje que desciende al 49,5% en los segmentos medios-altos.

Segunda vuelta: los desafiantes más competitivos

Enfrentados los encuestados a diversos escenarios de segunda vuelta, los resultados por dupla son los siguientes: 47,4% Bachelet  vs. 17,2% Matthei; 43,3% Bachelet  vs. 18,6% Enríquez-Ominami; y 44,5% Bachelet vs. 18,8% Parisi.

Perfiles de los candidatos presidenciales

Al igual que en encuestas anteriores, Bachelet muestra un fuerte arraigo en los segmentos populares y de mayor edad. En este grupo, considerando un escenario de participación mínima (51,4%), logra un 75,8%. En el segmento joven, en tanto, su respaldo desciende a 31,7%.  De acuerdo a zona geográfica y tomando como base el grupo de encuestados de 30 a 45 años, Bachelet logra un 45,1% en la Región Metropolitana, y un 53,8% en el resto del país.

En el caso de Matthei, en tanto, sus apoyos están concentrados en los segmentos más altos y también de mayor edad (21,3%). Pero desciende bruscamente en el grupo de mayor edad perteneciente a los estratos bajos (7,6%). Naturalmente, sus apoyos están determinados por la escala ideológica de los votantes. Así, y nuevamente considerando un nivel mínimo de participación (51,4%), alcanza un 57,3% en los votantes de derecha, y 11,3% en los de centro.

La intención de voto por Parisi es sustancialmente superior en los segmentos jóvenes, donde totaliza un 22%, descendiendo a 12,6% en el grupo de 30 a 45 años, a 10,7% en el grupo de 46 a 60, y a 2,3% en los de 61 años y más. En el grupo de 30 a 45 años, su candidatura es más fuerte en regiones (16,1%) que en Santiago (8,5%). Por escala ideológica, se advierte que su apoyo es bastante homogéneo. Así, y tomando como base una participación electoral mínima, Parisi obtiene un 14,6% en los votantes de derecha, 12,9% en los de centro, 7,6% en los de izquierda y 10,4% en los “ninguno”.

Finalmente, la candidatura de Enríquez-Ominami tiene mayor apoyo en los segmentos jóvenes (12,2%) que en los más viejos (3,4%). Como hemos dicho, el grupo de encuestados de 61 años y más es favorable a las candidaturas tradicionales (Bachelet y Matthei).  De igual forma, la candidatura de Enríquez-Ominami es más fuerte en los estratos medios-altos que en los estratos bajos.

La Encuesta Nacional UDP es elaborada por un equipo multidisciplinario del Instituto de Investigación en Ciencias Sociales de la Universidad Diego Portales. Se trata de una encuesta cara a cara, con base en una muestra probabilística de 1.300 casos, representativa del 73,6% de la población nacional, con un error muestral de +/- 2,72% y un nivel de confianza del 95%.