Médico depone su ayuno de 86 días exigiendo despenalización de la marihuana

Tras pasar casi tres meses sin ingerir alimentos, en uno de los ayunos más prologados de que se tenga registro en nuestro país, el reconocido psiquiatra decidió deponer esta drástica determinación; en parte debido a las señales positivas que se han dado desde el mundo político en torno a su demanda de revisar la legislación referente a la marihuana.

Fue en el mes de mayo, hace dos meses atrás, cuando realizamos la primera nota sobre el ayuno que el psiquiatra Milton Flores comenzara en protesta por la condena que se le impuso de 541 días de pena remitida por el delito de cultivo ilegal de cannabis, sin la pertinente autorización del SAG; momento en el que el Dr. afirmó “continuaré esta medida hasta que la situación del autocultivo de Cannabis sea resuelta en Chile”; y así fue.

En efecto, el Dr. Flores, director del Instituto Triagrama para el desarrollo de la vida en comunidad sostuvo esta práctica ininterrumpidamente durante casi 13 semanas, lapso durante el cual su drástica forma de presión no pasó desapercibida; llegando a una trascendencia mediática importante y una preocupación permanente en las redes sociales; concitando apoyo transversal en el mundo público y político; recibiendo visitas de las máximas autoridades de la Defensoría Penal Pública, organismo que ha llevado su defensa en los tribunales nacionales; el Colegio Médico de Chile; una veintena de declaraciones públicas de apoyo de diputados y senadores, desde ex-RN y amplitud hasta el Partido Comunista; así como de juventudes de partidos políticos y de personajes ligados al arte como el fundador del grupo inti illimani Horacio Durán.

Publicidad

Así mismo, en el marco de la campaña que llevara por nombre #Ayunocultiva 2014PorDignidad, se sumaron a esta práctica durante distintos lapsos de tiempo personas comunes y corrientes de la sociedad civil a lo largo de todo Chile, incluída Antofagasta, donde en tres oportunidades de sumaron al ayuno jóvenes de nuestra ciudad,  así como en los países de Colombia, Argentina, Uruguay, Inglaterra, EEUU, México y España

No fue sino hasta la semana pasada que el Dr. decidió deponer su ayuno, posterior a una reunión que sostuvo con la Presidenta del Senado doña María Isabel Allende Bussi; reunión en la que la segunda autoridad del país le reiteró su apoyo y preocupación, comprometiéndose a enviar un proyecto de ley en el que se contenga lo medular de su protesta, esto es, despenalizar el autocultivo de la planta y que se respete la dignidad y la condición esencial del individuo que recoge nuestra Constitución, marco dentro del cual la persona humana hace uso de su derecho a buscar las mejores condiciones materiales y espirituales posibles, valiéndose para ello en algunos casos del cannabis.
Esto sumado a la comunicación que se está haciendo a los ministros de la Corte Suprema de nuestro país, en los que se les informa de la demanda por vulneración de derechos fundamentales en que incurre el Estado de Chile en el caso del Dr. Flores -y por medio de él respecto de todos los ciudadanos del país- al no permitirse el acceso a esta planta por ningún medio, no obstante hacer uso de ella para fines medicinales y/o de búsqueda de mejores condiciones materiales y espirituales.

Son estas señales las que, si bien no cristalizan un avance y un cambio de paradigma inmediato en nuestrDr. Flores e Isabel Allendea legislación, sino más bien plantean un compromiso ineludible por parte de la autoridad para con toda la ciudadanía de revisar las actuales políticas de drogas en torno al cannabis, las que han sido a juicio del Dr. Flores y el equipo Triagrama suficientes para dar por terminada esta etapa en el proceso de trascender a nuestro ordenamiento de una mayor coherencia para con la concepción de ser humano que dice resguardar.

Se advierte sí que ahora comienza un proceso aún más interesante, con a lo menos tres proyectos de ley en torno al tema que se han anunciado por parte de diputados en las últimas semanas y que están en proceso de afinamiento, siendo éste el momento en que más debemos estar atentos a la labor de nuestros legisladores, tarea en la cual seguro no estará ajeno el instituto Trigrama y la sociedad civil, así como las agrupaciones activistas pro-cannabis del país y de nuestra ciudad que están a la espera de que se hagan públicos estos proyectos de ley.