Piñera sigue creyendo que la educación es “un bien de consumo”

OÍDOS SORDOS - El anhelo de millones de chilenos sigue sin ser escuchados por las autoridades.

El Mandatario y el nuevo Ministro de Educación insisten en su postura a favor del mercado y tergiversaron las demandas de los estudiantes y familias chilenas, evitando mencionar la educación como derecho y considerándola en cambio como “un bien de consumo”.

Pese al cambio de gabinete, el Presidente Sebastián Piñera confidenció que mantiene intacta su psotura ideológica de que la educación no es un derecho, sino que “un bien de consumo” y abogó por una “interconexión” entre colegios, universidades y el mundo empresarial, pues también hay “un componente de inversión”.

Según declaraciones del mandatario citadas por Radio Cooperativa, Piñera cree que “requerimos, sin duda, en esta sociedad moderna una mucho mayor interconexión entre el mundo de la educación y el mundo de la empresa, porque la educación cumple un doble propósito: es un bien de consumo“, contradiciendo totalmente lo que durante semanas ha expresado más del 80% de los habitantes de la larga y angosta faja.

Piñera cree que la educación “significa conocer más, entender mejor, tener más cultura, poder aprovechar mejor los instrumentos y las oportunidades de la vida para la realización plena y personal de las personas, pero también la educación tiene un componente de inversión“, agregó el Mandatario.

Publicidad

El Presidente acompañó al nuevo ministro de Educación y ex-ministro de justicia, Felipe Bulnes, en la inauguración de la sede de San Joaquín de la entidad privada DUOC-UC.

En ese lugar Bulnes expresó que “los estudiantes tienen el mérito de haber hecho sentir su voz, haber generado un consenso en cuando a la reforma que hay que implementar“.

Sin embargo el ministro agregó que “Queremos más equidad, queremos disminuir las desigualdades, queremos apoyar con mayores recursos al financiamiento y eso fija el proyecto que anunció el Gobierno que creemos da respuesta fundamental a un diagnóstico en que ellos fueron protagonistas”, detalló, sin mencionar la prohibición del lucro en la educación, ni menos aún, la gratuidad de ésta y la consignación de la educación como un derecho.

Por el contrario, Bulnes cargó contra los estudiantes señalando que “ya fue el tiempo de las tomas, ya fue el tiempo de las marchas“, agregando que se debe discutir “con las distintas fuerzas políticas”, omitiendo así  a los profesores, estudiantes y apoderados.