Boric y Jakson piden soluciones para estudiantes endeudados

La “bancada estudiantil” reclama soluciones para endeudados por créditos universitarios.
fin_lucro_educacion

Los diputados Gabriel Boric y Giorgio Jackson, junto a la presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (FECh), Valentina Saavedra, dieron a conocer el caso de Fernando Díaz, un joven universitario de 27 años, a uno de cuyos avales el Banco Santander le tiene en “embargo” la casa.

Fernando Díaz, de 27 años, egresado de Derecho de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano, entró a estudiar en el año 2006 con el sueño de ser el primer titulado de su familia. Al ingresar a la educación superior en un año distinto al que rindió la PSU, no pudo acceder el Crédito con Aval del Estado (CAE) . Por esta razón, “fui a Banco Santander a pedir un crédito de estudios, al principio me dijeron que era Corfo, pero al final no lo era”, explica Fernando, quien sostiene que, como su familia tiene una renta mensual de 800 mil pesos, le era “imposible” pagar su mensualidad de la universidad.

Publicidad

Su idea era cambiarse después al CAE, lo que finalmente no pasó, “me decían que si me cambiaba tenía que cancelar la deuda completa”, por lo que se mantuvo con el “súper crédito universitario” hasta el año 2012, el que tenía un interés de más de 8%, según el estudiante. El préstamo bancario cubría el 100% de su arancel, que era de 2 millones 100 mil pesos; además, debía cancelar una matrícula de 130 mil pesos al año. También Fernando pagaba cuotas mensuales por los intereses cobrados, más deuda capital, las que eran de 150 mil pesos durante todos sus años de estudio.

“Ya una vez egresado me dijeron que tenía que ver en cuántas cuotas iba a pactar la deuda –que era de 15 millones de pesos–; me dieron un máximo de 96 cuotas”, explica el egresado de Derecho. “Intenté hablar con más personas, yo no podía pagar 400 lucas mensuales. En ese momento buscaron unos avales que yo tuve el año 2010, el resto de los años tenía a mi papá, pero en 2010 pidieron a mi primo. El banco me demandó por ese año, me amarraron, sabían que había una persona que tenía un bien raíz”.

En el año 2010, Banco Santander le solicitó a Fernando que presentara otro aval, además de su padre y ahí es cuando su primo accedió a apoyarlo. Actualmente es la casa de su primo, que es trabajador independiente, que “tiene familia, vive con su señora, más sus tres hijas y una sobrina”, la que está con embargo.

Sigue leyendo en El Mostrador