Resistir en cada paso: Familias de Alto Hospicio llevan 6 días caminando en el desierto

Son 17 dirigentes sociales que quieren llegar con sus demandas hasta el Palacio de La Moneda para entrevistarse con la Presidenta de la República Michelle Bachelet y contarle de las demandas habitacionales de las más de 6 mil familias que representan.

Captura de pantalla 2016-04-14 a las 9.25.48 a.m.

Seis días caminando y dicen que no se rendirán hasta llegar a La Moneda y entregar su mensaje con demandas habitacionales. Son 17 dirigentes sociales que representan a más de 6 mil personas de la Región de Tarapacá, muchos de ellos pertenecen a comités que están en tomas y campamentos, sin tener solución para poder tener acceso a un subsidio habitacional y así poder llegar a concretar el anhelo de la casa propia.

Aseguran que los precios de los arriendos subieron considerablemente después del terremoto y que muchas familias se han visto en la obligación de irse con sus pertenencias y niños a los campamentos.

Publicidad

Al no ser escuchados en sus demandas por las autoridades locales decidieron trasladarse hasta Santiago en una travesía dura y extrema atravesando el desierto.

Juan Martínez, vocero de este grupo de caminantes habló al llegar hasta la plaza colón después de caminar casi una semana desde la ciudad de Iquique, “La realidad de los campamentos sigue en aumento en la Región de Tarapacá. Las autoridades priorizan a quienes están más cercanos a ellos en materias de votos en diferentes elecciones, en desmedro del grueso de familias que llevan años esperando. Queremos una solución para un déficit de 15 mil subsidios pendientes, donde se manda de a gotas 1500 subsidios al año, que son insuficientes y para ellos proponemos que se instaure como en otrora el Plan Integral, que transformó en su momento a Alto Hospicio, es por eso que creemos que la autoridad central debe dejar de avalar a autoridades regionales incompetentes”.

En el camino se han encontrado con historias de vida muy similares en otras ciudades y han podido visualizar que el problema habitacional es de todo el norte, precisamente en Antofagasta fueron recibidas también por representantes del campamentos Guerreras de Fé.

Marilú Suazo, otra de las dirigentes caminantes, describe con emoción lo que ha significado esta primera parte de la travesía. “Nos nos conocíamos bien y hemos ido reconociéndonos en el camino, con diferencias… pero superándolas en la misma ruta. Viendo que tenemos historias de vida parecidas y que son las mismas que vemos en la gente que se acerca en el camino en localidades como Tocopilla, Mejillones y ahora Antofagasta. Este es un problema de todo el norte de Chile”.

Los representantes de los campamentos locales valoraron este esfuerzo y se sienten representados por estos dirigentes de Alto Hospicio, pero lamentaron que las personas deban recurrir a situaciones tan extremas para ser escuchados.

Ruth Urquiza, presidenta del campamento “Guerreras de Fe” afirmó que, “nosotros vinimos entregarles nuestro apoyo a ellos, porque son un ejemplo para todas las familias de campamentos. Tenemos problemas muy parecidos, nosotros estamos enfrentando un desalojo y las autoridades locales como el intendente Valentín Volta y la gobernadora Fabiola Rivero no nos escuchan, ellos quieren que uno tenga que llegar a estas situaciones tan extremas para ser escuchados. No es posible que siga sucediendo esto en Chile, deben entender que una vivienda es un derecho, que no estamos pidiendo que nos regalen nada”.

“Resistir en cada paso” es la consigna y si hay alguien que sabe de poner el pecho duro ante las balas en este país, son las familias de campamentos, que se han visto obligados a acomodarse en estos asentamientos, sin ninguna calidad de vida para sus hijos, porque simplemente en este modelo no caben, al no tener recursos suficientes para pagar costosos arriendos y en donde el déficit de construcción de viviendas sociales parece ser una huellas más amargas de la postergación que hace mucho denuncia el norte de Chile.